Tilsa Lozano y el Lamborghini
Tilsa Lozano y el Lamborghini
Redacción EC

¿Cómo no me va a caer mal? Es creída, vende sus respuestas, tiene la peor voz de la televisión y se hace la víctima mientras difama a terceros con el cuento de que así ayuda a reivindicar a las mujeres trampeadas. Lo único que ha hecho por su género es avergonzarlo con la confirmación de que todavía se puede criar fama y hacer titulares mostrando el trasero.

Para remate, Tilsa no ha querido responder sobre su relación con Hugo Quintana Bardelli, el presunto narcotraficante que fue asesinado en su Lamborghini de lujo. El diario "El Popular" publicó fotos que muestran que, por lo menos, se conocían. Más grave aún, un informe de Panamericana TV citó a un vigilante que asegura que Quintana la visitaba, a ella y a su amiga Maricris Rubio, en Playa Caballeros.

Ante tamaños indicios, cualquiera se apresura en dar detalles exculpatorios, pero ella salió con esto: "Estoy acostumbrada a que me vinculen a cosas que no son.  No voy a hablar del tema porque no hay nada de qué hablar. El que no la debe, no la teme. Voy a dejar que el agua corra (...) Me he asesorado con un abogado y él me ha recomendado no hablar".

Típico Tilsa. Funge de víctima cuando es, por lo menos, responsable de elegir mal a sus amistades ¿Qué espera para hablar? ¿Que Frecuencia Latina la fiche para un nuevo "El valor de la verdad"? ¿Qué Beto le pregunte si probó el asiento masajeador del Lamborghini? ¿Qué su mamá aprete el botón rojo cuando le pregunte si chapó con Quintana?

Canal 2 se habrá arrepentido de haber confiado en ella como gancho promocional del ya extinto "Titanes". Y ella, aunque quiera, mal haría en comercializar su versión, pues ello sería mal visto por la Dirandro y la fiscalía, que deberán citarla. La Sunat estará revisando su expediente a ver si todo cuadra; si eventos, promos y pagos de "El valor de la verdad" explican sus ingresos o hay algún misterio que se llevó Quintana a la tumba. Ojalá nos hayamos librado de ella en la pantalla, a la que llegó con el talante de licenciada en comunicación buscando programa propio, y por esta temporada, tendrá que resignarse a ser aludida en notas policiales cual Maribel Velarde.