Mathías Panizo Arana

Un mensaje a la nación de apenas diez minutos tuvo la capacidad de generar desorden social, afectar negocios, desviar el transporte e, incluso, cerrar la educación. Pedro Castillo Terrones, hoy investigado por el delito de rebelión, decidió disolver el Congreso de la República e imponer un golpe de Estado horas antes de la votación por su vacancia. La noticia, inesperada por la población, no solo tuvo un impacto político muy grande, sino que reveló el daño que genera la incertidumbre política en nuestra sociedad.