Luis García Bendezú

author

lgarcia@comercio.com.pe

El buque oceanográfico polar Carrasco, la nave que modernizará la exploración de nuestro mar y de la , ya está en el Perú. Según lo previsto, esta embarcación zarpará hoy de Paita (Piura) y enfilará hacia el Callao, donde será recibida oficialmente el miércoles. Su llegada amerita celebración. De acuerdo a la Marina de Guerra del Perú (MGP), el buque Carrasco colocará al país en la vanguardia de la tecnología náutica.

Las aplicaciones del buque son abundantes (ver infografía). Lo crucial para los funcionarios de la Marina que conocen esta nave es que permitirá realizar un estudio integral de la geología marina peruana. Para ello, el Carrasco tiene varias sondas que pueden registrar el fondo marino hasta los 11 mil metros (lo equivalente a la fosa de las Marianas, el lugar más profundo de la corteza terrestre).

“El estudio de geología marina permitirá saber si en el fondo hay gas, petróleo u otros minerales que no han sido descubiertos. En Sudamérica no hay un buque similar”, dijo a El Comercio el capitán de navío Carlos Guerrero, jefe del Departamento de Proyectos Especiales y Asuntos Antárticos de la Dirección de Hidrografía y Navegación de la MGP. Él añadió que una de las primeras tareas de la nueva nave será explorar la placa de Nasca. 

El Carrasco también llega al Perú con el objetivo de reemplazar al buque científico Humboldt, que ha realizado 13 expediciones a la Antártida desde 1988. Esta embarcación fue lanzada al mar hace 38 años, y aunque ha servido con eficiencia, no es un buque antártico. El Carrasco, en cambio, tiene la capacidad de navegar por aguas con hielo delgado (hasta 1 metro de grosor) durante el verano austral y el otoño.
 
La nave también cuenta con herramientas de oceanografía física y química que permitirán desde monitorear el fenómeno de El Niño hasta identificar submarinos en nuestro territorio. Asimismo, ha sido equipada con ecosondas y redes de pesca para identificar recursos hidrobiológicos y analizar la migración de especies. 

—Una visión completa—
La Marina espera pactar acuerdos con varias instituciones públicas y privadas para compartir las virtudes del buque Carrasco. Sonia Valle, directora de la carrera de Biología Marina de la Universidad Científica del Sur, señala, por ejemplo, que el buque permitiría dar experiencia a nuevos profesionales en temas marinos. “Hasta ahora las carreras han estado orientadas sobre todo hacia la extracción [pesca]. Hacían falta buques como el Carrasco, que es un gran laboratorio”, dijo Valle. 

El entusiasmo lo comparte el contralmirante en retiro Jorge Brousset,  jefe de las dos primeras expediciones peruanas a la Antártida. Según apunta, el buque nos dará una visión completa de nuestros recursos y debería motivarnos a establecer una política nacional marítima, una herramienta que sí tienen países vecinos.

“El mar hay que estudiarlo en su integridad. Un debilitamiento de las corrientes marinas [frías], por ejemplo, nos convierte en un país tropical, que es lo que ocurrió este verano con El Niño costero”, dijo.