Bandas ofrecen hasta S/.50 mil por matar a fiscales en Trujillo
Bandas ofrecen hasta S/.50 mil por matar a fiscales en Trujillo
Redacción EC

La desarticulación de cinco organizaciones criminales en  en los últimos ocho meses ha puesto en jaque la vida de los fiscales encargados de las investigaciones. Temerosos pero comprometidos con su trabajo, algunos de estos magistrados revelaron que los delincuentes han puesto precio a sus cabezas.

Estos criminales están dispuestos a pagar entre S/.5.000 y S/.50.000 por el asesinato de cada uno de los fiscales, según fuentes de la Policía Nacional del Perú (PNP) e interceptaciones telefónicas que ha hecho el mismo Ministerio Público. El precio, obviamente, varía de acuerdo con el caso que lleva cada magistrado.

“El ‘Paco’ [cabecilla de ] está dispuesto a pagar diez mil soles por mi cabeza. Lo mismo sucede con ‘Locasho’ [de Los Malditos de Laredo], que ha ofrecido cinco mil”, contó a El Comercio uno de estos fiscales, quien por razones de seguridad pidió mantener su nombre en reserva. 

La osadía de estas organizaciones delictivas ha llegado a tal extremo, que una de ellas exige a un fiscal S/.80.000 por los “daños causados” a la banda tras la captura de sus cabecillas e integrantes. “Si no pago, me dicen que voy a morir como un perro”, reveló un magistrado.

La mayoría de estas amenazas de muerte se hace por mensajes de texto o llamadas al celular. Algunos teléfonos ya se han identificado, pero los propietarios de las líneas aún no han sido detenidos.

El presidente de la Junta de Fiscales Superiores del Distrito Judicial de La Libertad, Luis Cortez Albán, admitió que hay preocupación por estos magistrados, pero subrayó que ninguna amenaza los amilanará.

En el distrito judicial de La Libertad, hay al menos 15 fiscales amenazados de muerte. Solo en el distrito de Paiján laboran cuatro fiscales, y todos han sido intimidados por los facinerosos.

El jefe de la Región Policial Norte, general PNP , sostuvo que la policía solo brinda resguardo a los fiscales de casos complejos. “El resto no lo podemos cubrir debido a la escasez de agentes que tenemos”, dijo.