Redacción EC

Es una de las bandas más desquiciadas del país. Su centro de operaciones estaba en el norte, en Trujillo. Los Pulpos, como se hacen llamar, secuestraban a personas y las torturaban cortándoles partes de sus cuerpos (orejas y dedos) para que sus familiares accedan a pagar el dinero que exigían como rescate. Si el dinero no se les daba, mataban al secuestrado sin compasión.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más