(Foto: fiscalía)
(Foto: fiscalía)
Lourdes Fernández Calvo

A inicios de año, el comandante PNP Manuel Morillo Cribilleros, jefe de la División de Investigación Criminal (Divincri) de la XV Macro Región Policial de Madre de Dios, informaba sobre el éxito de una operación contra la trata de personas realizada en la zona conocida como La Pampa, en esa región. Cuatro niñas habían sido rescatadas y él figuraba como una de las cabezas de la lucha contra este delito en Madre de Dios.

e
e

Sin embargo, el viernes por la tarde, un grupo de agentes de la policía y la fiscalía llegaron a su despacho en Puerto Maldonado para detenerlo. El comandante es acusado de estar implicado en el presunto delito de trata de personas y corrupción de funcionarios.

Según la investigación fiscal y las pesquisas policiales, a cambio de dinero, Murillo habría brindado apoyo e información detallada de las operaciones policiales contra la trata que se realizarían a un tratante de personas. La detención del comandante forma parte de las diligencias preliminares de la investigación formal que está realizando la fiscalía.

“Es una desgracia, ese jefe tenía la obligación de luchar contra la trata de personas, incluso ha recibido al presidente [Martín] Vizcarra cuando se dio el Plan Mercurio. Sin embargo, funcionaba como la red de protección de la organización criminal”, comentó la fiscal contra la criminalidad organizada, Rocío Gala.

d
d

—Una banda criminal—

La investigación que logró la detención del comandante Murillo se inició hace diez meses y estuvo a cargo del Equipo de Crimen Organizado de la Dirección de Trata de Personas de la PNP y la fiscalía de Crimen Organizado, informó el general Raúl del Castillo, titular de la Dirección contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes de la PNP. Además, se contó con el apoyo policial de varias regiones.

Según contó la fiscal Gala, la investigación se inició en la Fiscalía de Trata de Personas del Callao, debido al poder que tenía la red de tratantes en esa zona. Es así que con escuchas telefónicas, videovigilancia y agentes encubiertos, se logró unir cada uno de los puntos de la red. Además, algunas víctimas de los tratantes los denunciaron y ayudaron con la investigación.

El objetivo de la operación, realizada en simultáneo en Lima, Huánuco, Pichari y Moyobamba, era la captura de 15 integrantes de la organización criminal Los Brothers, vinculada al delito de trata de personas con fines de explotación sexual. “Se logró capturar a 12 personas, 2 de ellos policías. Además, del comandante Murillo se detuvo a un suboficial de tercera de Moyobamba”, precisó Del Castillo.

Según las investigaciones, la organización criminal operaba desde el 2016 y estaba liderada por los hermanos Elver, Hilmer y Jaime Cueva Guevara. Los tres fueron detenidos en Puerto Maldonado. Uno de ellos figuraba como el administrador del local Las Muñequitas, ubicado en Tambopata.

d
d

Los tratantes captaban a mujeres peruanas y extranjeras bajo la modalidad del ‘enamoramiento’. Se hacían pasar por empresarios y las enamoraban generando un vínculo de dependencia emocional y tóxico. Luego, las llevaban a departamentos alquilados por ellos o las mantenían en diferentes hostales de la zona en donde eran explotadas sexualmente. Las jóvenes eran sometidas a un continuo maltrato físico y psicológico que soportaban porque eran manipuladas sentimentalmente y, en algunas ocasiones, amenazadas de muerte. 

Las jóvenes eran trasladadas a locales de diversión nocturnos de Lima, Callao, Madre de Dios, Trujillo, Huánuco y Ayacucho. Ahí eran explotadas sexualmente. Los tratantes las amenazaban y les quitaban el dinero que obtenían para comprar autos y propiedades.

Algunas de las víctimas fueron obligadas a abortar, mientras que otras tienen hijos de los tratantes.

Según la hipótesis de la fiscalía, el vínculo que tenían con la policía era vital. El comandante Morillo de Madre de Dios se habría encargado de darles una red de protección que los hacía impunes.

"Les avisaban de los operativos, les cobraban por evitar ser capturados. Ellos ya sabían que los detenían un rato y luego los soltaban", dice la investigación fiscal. Incluso, estiman que los tratantes les pagaban S/ 1.000 mensuales a Morillo por su colaboración.

Tras la operación, se incautaron S/ 143.214  y cerca de 2 mil dólares, así como armas de fuego, 28 tarjetas de crédito, 3 cámaras filmadoras, 3 laptop, lencerías, preservativos, celulares y documentación. Además, se allanaron 9 casas, 4 hostales y 3 hospedajes.

También fueron rescatadas siete víctimas.

A pedido de la fiscalía, el Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Superior de Justicia Contra el Crimen Organizado y Corrupción de Funcionarios autorizó la detención de las 15 personas que integrarían la organización criminal.

Los detenidos fueron trasladados a Lima. La intervención estuvo a cargo del personal de la Dirección de Trata de Personas y Tráfico Ilegal de Migrantes, en conjunto con la fiscal provincial Rocío Gala Gálvez y la adjunta Janett Mendoza Benel, de la Segunda Fiscalía Supranacional Corporativa Especializada Contra el Crimen Organizado de Lima.

* Si quieres recibir orientación o denunciar rápidamente un caso de #TrataDePersonas ahora puedes llamar al 1818. La llamada es anónima, gratuita desde cualquier lugar del país y está disponible las 24 horas

s
s