Según la versión de la lobbista Karelim López,  Zamir Villaverde y los sobrinos del presidente Pedro Castillo son parte de la mafia que designaba funcionarios.
Según la versión de la lobbista Karelim López, Zamir Villaverde y los sobrinos del presidente Pedro Castillo son parte de la mafia que designaba funcionarios.

Unidad de Investigación

En su confesión a la fiscal provincial Luz Taquire Reynoso y al fiscal adjunto provincial Juan Carlos Davis del Piélago, ambos del Séptimo Despacho de la Segunda Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada en Delitos de Lavado de Activos, indicó que el empresario , vinculado a desde la campaña presidencial, es parte de una mafia enquistada en el Gobierno en la que participan los sobrinos del mandatario.

El nombre de Villaverde salió a la luz después de que se reveló que una de las empresas de seguridad a las que representa era empleada por Fray Vásquez Castillo, sobrino del jefe del Estado que recibía a los funcionarios, empresarios y lobbistas en la casa del pasaje Sarratea, en Breña.

Según la confesión de la lobbista, a la que El Comercio accedió, el ex secretario general de Palacio de Gobierno Bruno Pacheco le contó que Villaverde pagaba los viajes a los sobrinos e incluso al hijo de Castillo desde la campaña.

MIRA: Bancada de Acción Popular rechaza declaraciones de Karelim López y respalda a sus congresistas

“Villaverde era una persona que financiaba a los sobrinos de Pedro Castillo con vehículos, ropa de marca, relojes de marca, los viajes al hijo del presidente, viajes al extranjero”, narró.

El 18 de febrero, López indicó a los fiscales especializados que Pacheco le contó que Villaverde maneja obras del Ministerio de Transportes y Comunicaciones. “Sé que también lo han puesto al ministro [Juan] Silva, que es su operador”, refirió.

Según la lobbista, Pacheco le mencionó que Villaverde le contó a Gian Marco Castillo Gómez, sobrino del presidente, que la lobbista pretendió separarlo del círculo que rodeaba a Castillo. Agregó que Pacheco le recomendó no enfrentarse con Zamir Villaverde por el poder que este tenía en Palacio.

“Zamir [Villaverde] es el que les compra todo y acaba de comprarle su carro blanco nuevo que usa, con el que entra a Palacio [de Gobierno] todos los días, es el carro con el que se maneja el sobrino”, comentó.

En anteriores ocasiones, Zamir Villaverde ha relatado que Fray Vásquez le alquiló sus autos, pero que no tiene cómo demostrarlo porque los pagos “no fueron bancarizados, porque muchas de las transacciones que realiza” su empresa “se dan de manera verbal”.

El empresario, quien en el 2018 fue citado como testigo por el equipo Lava Jato por el caso de los aportes de campaña de Fuerza Popular, señaló también que las reuniones con Bruno Pacheco en Palacio fueron solo para representar los intereses del “sector privado”.

Sin embargo, de acuerdo con lo narrado por López ante el Ministerio Público, el poder de Zamir Villaverde dentro del Gobierno fue creciendo conforme su relación con los sobrinos del presidente se iba afianzando.

–Amenazas–

En su primera declaración, el 18 de febrero, Karelim López afirmó que Villaverde lanzó amenazas a ella y a Luis Pasapera, uno de los representantes de Termirex, consorcio favorecido con la adjudicación del proyecto Puente Tarata en octubre pasado.

La gestora de intereses, quien enfrenta tres investigaciones por presuntos actos de corrupción, aseveró que Pasapera le contó que un día Villaverde llegó a su oficina acompañado por cuatro personas armadas para amenazarlo de muerte. Según su versión, Villaverde señaló que ella “ya tenía una bala en la cabeza”.

López reiteró que Bruno Pacheco le advirtió de la peligrosidad de Zamir Villaverde. “Es un loco, [... ] ha traído a un israelí desde la campaña [presidencial] que es experto en redes, ‘chuponeo’. Esos hombres son muy peligrosos, te pueden dar vuelta en un día, están operando con una delegación de empresas chinas que están en el Ministerio de Transportes, es un grupo de poder fuerte, olvídate” fue el mensaje que le transmitió Pacheco.

En el mismo testimonio, López mencionó que, en otra conversación con Pacheco, realizada en el sótano de la clínica La Luz, propiedad de Fermín Silva Cayatopa (un empresario chotano cercano al presidente), Pacheco le aseguró que “no se podía meter con ellos porque ese era un negocio con el presidente Pedro Castillo”.

El Comercio intentó comunicarse con el empresario Zamir Villaverde y con los familiares del presidente que fueron mencionados en el informe, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

La reunión con Bruno Pacheco

Ante el Ministerio Público, Karelim López recordó que el sobrino del mandatario Rudbel Oblitas Paredes organizó una reunión con Bruno Pacheco para resolver su situación luego de que este se viera obligado a renunciar como secretario general del Despacho Presidencial, debido al hallazgo de US$20 mil en su oficina en Palacio de Gobierno.

El encuentro, según contó López, tuvo lugar en un departamento de Miraflores entre el 20 y 23 de noviembre del año pasado.

La lobbista precisó que, mientras duró la reunión, el entonces ministro de Justicia Aníbal Torres aguardaba con su hijo en un vehículo aparcado en la puerta del edificio.

Según narró Karelim López, el objetivo de la reunión era llegar a un acuerdo con Pacheco para impedir que realizara alguna denuncia.

Te puede interesar

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más