Salvador Heresi ha sido tres veces alcalde de San Miguel. Su período congresal se vio interrumpido por la disolución del Parlamento. (Foto: GEC)
Salvador Heresi ha sido tres veces alcalde de San Miguel. Su período congresal se vio interrumpido por la disolución del Parlamento. (Foto: GEC)

ha anunciado su desvinculación definitiva de (ex Peruanos por el Kambio) a través de la misma red social en la que apenas hace cuatro años festejaba junto a Pedro Pablo Kuczynski () la victoria de su partido en la segunda vuelta presidencial. Por Twitter.

La actividad digital de Heresi Chicoma parece ser un relato disparejo en el que el tenor puede pasar de la celebración al disgusto a medida que la coyuntura se torna más adversa.

Prueba de lo expuesto fue su respaldo en internet a Kuczynski, apoyo que luego se convertiría en un furibundo pedido de expulsión partidaria por los presuntos vínculos del economista con Odebrecht; o su posición respecto al Ejecutivo, cuando pasó de comunicar su labor como ministro de Justicia de Martín Vizcarra a, un año después, llamar al mandatario “traidor a la democracia”. La vorágine de incidentes ha provocado que en lo único que el abogado de 54 años pueda mantener una posición incólume en Twitter sea su hinchaje por Universitario, gane, pierda o empate.

Así, Salvador Heresi renuncia a la secretaría general y a su militancia en Contigo (partido que contribuyó a fundar), mas esta no es su primera dimisión. En el pasado estuvo afiliado al Partido Popular Cristiano (PPC) y a Cambio Radical. Y aunque su período como parlamentario se haya visto interrumpido por la disolución del Congreso, buena parte de su experiencia, o casi la totalidad de esta, se aboca al ámbito municipal.

Los pininos

Salvador Heresi incursionó en la política de la mano del Fredemo. A través de dicha agrupación resultó electo regidor distrital de San Miguel en las elecciones municipales de 1989. Luego de ello, estuvo vinculado a comunas por casi 25 años.

El abogado consigna en su hoja de vida como primera experiencia profesional (1991) su trabajo como asesor en la Municipalidad Provincial del Callao. En dicha jurisdicción, dos años después, asumió la dirección general de Transporte.

De marzo de 1996 a julio de 1998, al otro lado de la ciudad, se desempeñó como secretario general de la Municipalidad de Chorrillos. Retornaría al Callao en enero de 1999 como director municipal de la Municipalidad de Carmen de la Legua tras un frustrado intento de hacerse alcalde distrital de San Miguel a través del movimiento vecinal San Miguel Sí.

La elección municipal del 2002, sin embargo, no le fue esquiva. Tampoco la del 2006 ni la del 2010. Heresi fue alcalde de San Miguel durante tres períodos consecutivos, los dos primeros a través de Unidad Nacional (alianza electoral en la que el protagonismo era asumido por el PPC) y en la última oportunidad por Cambio Radical. Precisamente, su cambio de camiseta para su última reelección llevo impregnada la polémica.

13 de febrero de 2004. Heresi inaugura junto a Luis Castañeda Lossio, entonces alcalde de Lima, la avenida Costanera, en San Miguel.  (Foto: Antonio Escalante | El Comercio)
13 de febrero de 2004. Heresi inaugura junto a Luis Castañeda Lossio, entonces alcalde de Lima, la avenida Costanera, en San Miguel. (Foto: Antonio Escalante | El Comercio) / ANTONIO ESCALANTE

Desde el 2009, como militante del PPC, era voceado como eventual carta a la Alcaldía de Lima para suceder a Luis Castañeda Lossio. Líderes del partido habían considerado su nombre, e incluso Lourdes Flores Nano dijo que el postulante debía ser él.

Pese al respaldo, en febrero del 2010 Heresi presentó su renuncia formal al partido socialcristiano. Según el exparlamentario Javier Bedoya, a finales de enero el burgomaestre se reunió con Flores Nano para desistir oficialmente a su candidatura por Lima para tentar nuevamente San Miguel, esta vez por Chim Pum Callao, del también expepecista Álex Kouri. Por aquellos tiempos, Raúl Castro Stagnaro, entonces dirigente del partido, dijo que Heresi decidió “tener una locomotora que lo arrastre, distinta”, y que se impulsó partidariamente su candidatura por Lima, pero esta “no prendió la mecha”. Finalmente postuló por Cambio Radical, agrupación en la que militó por poco menos de un año.

Salvador Heresi fue elegido, por tercera vez consecutiva, como alcalde de San Miguel en el 2010. En la elección de ese año fue por el partido Cambio Radical, que tuvo a Álex Kouri, hoy preso, como principal figura. (Foto: Luis Choy | El Comercio)
Salvador Heresi fue elegido, por tercera vez consecutiva, como alcalde de San Miguel en el 2010. En la elección de ese año fue por el partido Cambio Radical, que tuvo a Álex Kouri, hoy preso, como principal figura. (Foto: Luis Choy | El Comercio) / LUIS CHOY

Entre las críticas más duras que recibió durante sus 12 años al mando de la comuna sanmiguelina figura una realizada por la revista “Apertura”, que acusó una maniobra suya para mejorar su imagen como alcalde.

Según el arquitecto Pedro Martínez, director de la revista, la municipalidad “pagó durante cuatro años cerca de 400 mil soles en publireportajes encubiertos” que solo tenían el fin de ensalzar su popularidad. Para fundamentar su denuncia, Martínez presentó muestras de la publicidad encubierta y facturas que acreditaban los pagos efectuados desde la comuna.

Del mismo modo, enfrentó un juicio por delito contra el medio ambiente por el arrojo de desmonte en las playas del distrito durante su mandato. La sentencia fue absolutoria.

Además, fue investigado por presunto lavado de activos y enriquecimiento ilícito por dos adquisiciones inmobiliarias que no se condecían con sus ingresos como alcalde. Heresi aseguró en 2014 que el caso fue archivado.

“Soy salvador”

Luego de tres períodos en San Miguel, aspiró a Lima, esta vez por Perú Patria Segura. Desde un principio la campaña se mostró favorable a Luis Castañeda Lossio, quien logró capitalizar el rechazo a la gestión de la alcaldesa Susana Villarán.

Las encuestas revelaban poco margen para los competidores del líder de Solidaridad Nacional. Es posible que ello haya llevado a Heresi a lanzar dos llamativos spots de campaña. El primero, de nebuloso género musical, con el estribillo “Soy Salvador” (con autotune incluido), que constituía un rap de críticas contra Castañeda y Villarán. Y un segundo clip, lanzado un mes después, titulado “El destapador”, en el que el candidato cantaba y bailaba junto a un destapador gigante mientras anunciaba sus propuestas en materia de transporte.

Aunque sus intentos por captar la atención del electorado serán difíciles de olvidar, el camino de Heresi hacia el sillón municipal de Pizarro tuvo un epílogo amargo: obtuvo el cuarto lugar de la contienda con 5,94%, por detrás de Luis Castañeda, con 50,77%; Enrique Cornejo (Apra), con 17,64%; y Susana Villarán (Diálogo Vecinal), con 10,57%. En la actualidad, Castañeda y Villarán cumplen prisión preventiva en el penal Miguel Castro Castro y el penal anexo de mujeres de Chorrillos, respectivamente, por investigaciones por el Caso Lava Jato.

Hola y adiós

A finales del 2014, Heresi contribuyó a la fundación e inscripción de Peruanos por el Kambio. En adelante, la historia podría ser narrada por los propios tuits del abogado: fotos con Kuczynski por la confirmación del partido, recorridos maratónicos por su campaña electoral al Parlamento y hasta un intenso entredicho en abril del 2016 con Martín Vizcarra, entonces candidato a la primera vicepresidencia de la República, por supuestamente haberlo desautorizado como vocero político de la agrupación. Todo está registrado.

Durante su gestión congresal, Heresi presidió la Comisión de Justicia del Parlamento en dos oportunidades. A inicios de marzo del 2018, indicó que el segundo pedido de vacancia contra Pedro Pablo Kuczynski carecía de sustento. No obstante, su posición dio un vuelco de 180 grados luego de que Fuerza Popular mostrara videos protagonizados por Moisés Mamani y el bloque de Kenji Fujimori en los que se habría negociado votos a favor de Kuczynski en un primer pedido de vacancia.

Tras la renuncia de PPK a la presidencia, fue designado ministro de Justicia y Derechos Humanos del nuevo inquilino de Palacio de Gobierno, Martín Vizcarra. Duró 103 días en el cargo. A poco más de una semana de conocerse los primeros audios estelarizados por integrantes de la presunta organización criminal Los Cuellos Blancos del Puerto, en julio del 2018, se divulgó una conversación telefónica entre él y el ahora destituido exjuez supremo César Hinostroza.

2 de abril de 2018. Heresi juró como ministro de Justicia y Derechos Humanos. Tres meses después un audio con Hinostroza le costó el fajín. (Foto: El Comercio)
2 de abril de 2018. Heresi juró como ministro de Justicia y Derechos Humanos. Tres meses después un audio con Hinostroza le costó el fajín. (Foto: El Comercio) / ANTHONY NINO DE GUZMAN

"Yo necesitaba tu consejo porque hay todo un tema que se quería en el Congreso de manera multipartidaria trabajar a nivel legislativo, en materia de derecho penal y hubo una sentencia que tú trabajaste", se oye a Heresi decirle a Hinostroza, quien actualmente enfrenta un pedido de extradición en España.

Pocas horas después del destape, Vizcarra anunció por Twitter que había solicitado a Salvador Heresi renunciar a su puesto en el Gabinete Ministerial “por la salud de la reforma de justicia”. La respuesta, siempre a través de la red social, se dio minutos después: “A pesar de que el audio difundido no contiene ninguna connotación de ilegalidad [...] he presentado mi renuncia. Mis deseos de éxito, Martín Vizcarra”.

Ante los avances y las investigaciones fiscales por el Caso Odebrecht, Heresi pidió en agosto del 2018 “que se someta a disciplina” a PPK y “se suspenda de inmediato su militancia por los millones que recibió de Odebrecht”. El emplazamiento ocasionó la respuesta de su compañero de bancada Juan Sheput, quien tildó las imputaciones de “injustas y desproporcionadas” y lo llamó a la serenidad.

Con notables visos de una relación rota con algunos miembros de su bancada y el Ejecutivo, Heresi renunció a la bancada oficialista por discrepancias con el vocero Gilbert Violeta, entre otros motivos.

En marzo del 2019 fue parte del cambio de nombre del partido Peruanos por el Kambio a Contigo. Heresi atribuyó las modificaciones a “nuestros principios y valores de la fundación de la República”. En julio, más proclive a la oposición que a su pasado oficialista, fue elegido segundo vicepresidente del Legislativo en la lista que encabezó Pedro Olaechea.

La disolución del Congreso, el 30 de setiembre del 2019, lo motivó a presentar un recurso de acción popular en contra del cierre decretado por Vizcarra. El recurso fue rechazado por el Poder Judicial en diciembre último.

Los resultados de las Elecciones Congresales Extraordinarias del pasado 26 de enero, en las que Contigo obtuvo 1,07% y ocupó el último lugar de 21 contendores, evocaron en el exalcalde de San Miguel varias reflexiones. “La confrontación, mis excesos verbales, dejarme llevar por la pasión antes que la razón, no haber sintonizado con la ciudadanía me convocan a una profunda reflexión y dar un paso al costado en la política”, sostuvo un día después de los comicios.

El tuit de ayer martes, en el que adjunta la carta que detalla su renuncia irrevocable a Contigo, reitera el ofrecimiento de disculpas por sus errores, aunque añade que “nunca hubo maldad, ilicitud ni acto ceñido contra la moral pública”. Salvador Heresi, hoy más cercano al soliloquio que a la política nacional de cara al 2021, se aleja de las lides por un período indefinido. Si regresa, o no, de seguro Twitter nos lo advertirá.

TE PUEDE INTERESAR: