La bancada del Frente Amplio se reunió con el Poder Ejecutivo el 3 de febrero. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / GEC)
La bancada del Frente Amplio se reunió con el Poder Ejecutivo el 3 de febrero. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / GEC)
Martin Hidalgo Bustamante

Subeditor de la Unidad de Análisis Político

martin.hidalgo@comercio.com.pe

La congresista renunció a la bancada del Frente Amplio, diez días después de la llevada a cabo el lunes 16 de marzo. Con esto, Contreras Bautista se metió entre los cinco parlamentarios que más rápido fraccionaron al partido por el que fueron electos, según una recopilación realizada por este Diario sobre las renuncias registradas en el Poder Legislativo desde el 2001.

Arlette Contreras se ubica en el quinto lugar de las renuncias más rápidas en el arranque de un periodo legislativo en los cinco últimos periodos.

Con su renuncia a los 10 días de instalado el Parlamento, Arlette Contreras desplazó del quinto lugar a Yeni Vilcatoma, quien en el anterior periodo disuelto renunció a la bancada Fuerza Popular a los 50 días de instalados (y se reincorporaría 600 días más tarde). Con la inclusión de Contreras Bautista, la tabla de las renuncias más rápidas queda de la siguiente manera.

PeriodoCongresistaPartido al cual estaba afiliadoPartido por el cual fue electoPermanecieron en la bancada por tan solo. (en días)...
2006-2011Carlos Torres CaroPartido NacionalistaUnión por el Perú-46
2006-2011Gustavo Espinoza SotoPartido NacionalistaUnión por el Perú-46
2006-2011Rocío Gonzalez ZúñigaPartido NacionalistaUnión por el Perú-46
2011-2016Renzo Reggiardo BarretoCambio 90Solidaridad Nacional-29
2020-2021Arlette Contreras BautistaNingunoFrente Amplio10

En el caso de Torres Caro, Espinoza Soto y Gonzalez Zúñiga, su renuncia ocurrió en junio del 2006, unos 46 días antes de la instalación del Congreso. En este conteo no se toma en cuenta a Isaac Mekler debido a que, si bien anunció su retiro junto a Carlos Torres Caro, su renuncia no se oficializó y se reincorporó a las filas de UPP unos tres días después.

En aquel proceso electoral, el Partido Nacionalista de Ollanta Humala postuló bajo la inscripción electoral de Unión por el Perú. A lo largo del periodo 2006-2011, los allegados a Humala terminaron por separarse de UPP y formando su propia bancada. Ellos esperaron 236 días después de la instalación para renunciar al bloque.

Gustavo Espinoza fue elegido congresista por UPP para el periodo 2011-2016, pero renunció a su bancada rápidamente. (Foto: GEC)
Gustavo Espinoza fue elegido congresista por UPP para el periodo 2011-2016, pero renunció a su bancada rápidamente. (Foto: GEC)

De los tres primeros renunciantes, solo Rocío Gonzalez permanece a la fecha como afiliada al Partido Nacionalista, según registra el portal Infogob del Jurado Nacional de Elecciones.

Gustavo Espinoza intentó volver al Congreso en el 2016 con Perú Libertario, pero no logró ser elegido, y estuvo afiliado a Somos Perú en el 2019 por un corto periodo de siete meses. En lo que respecta a Carlos Torres Caro, también intentó volver a ser congresista: en 2016 con el Partido Orden y en 2020 con Vamos Perú. En ningún caso tuvo éxito.

El caso de Renzo Reggiardo, en el periodo 2011-2016, es similar a los tres anteriores, pues renunció antes de instalarse el Congreso (Foto: GEC)
El caso de Renzo Reggiardo, en el periodo 2011-2016, es similar a los tres anteriores, pues renunció antes de instalarse el Congreso (Foto: GEC)

El caso de Renzo Reggiardo, en el periodo 2011-2016, es similar a los tres anteriores, pues renunció antes de instalarse el Congreso. La diferencia es que Reggiardo se ha mantenido en su partido hasta la fecha, solo que cambió de nombre: de Cambio 90 a Perú Patria Segura.

Por el 2011, su agrupación -entonces llamada Cambio 90- hizo una alianza electoral que llevó el logo de Solidaridad Nacional pero que estaba integrada por otros partidos como Siempre Unidos, Todos por el Perú y Unión por el Perú.

De dicha alianza, solo. resultaron electos nueve parlamentarios que, con la renuncia de Reggiardo, se quedaron con una bancada de ocho miembros. Reggiardo no inició el periodo como no agrupado, sino que se sumó a los cuatro legisladores del Apra para cumplir el requisito formal reglamentario y así poder conformar una bancada que llevaría el nombre de Concertación Parlamentaria.

En lo que respecta a Arlette Contreras, por el momento no ha anunciado su traspaso a ninguna bancada, aunque se ha voceado aún acercamiento al Partido Morado. Por lo pronto, ya presentó su primera iniciativa como no agrupada “para garantizar la seguridad de las mujeres e integrantes del grupo familiar durante el estado de emergencia y en casos de alto riesgo”.

PeriodoNúmero de bancadas que empezaronNúmero de bancadas que terminaronBancadas que se crearon
2001-200658Perú Ahora - Independientes, Alianza Nacional, Concertación Parlamentaria
2006-201158Nacionalista, Solidaridad Nacional, Bloque Popular - Compromiso Democrático
2011-201669Dignidad y Democracia, Acción Popular - Frente Amplio, Unión Regional
2016-2019612Nuevo Perú, Cambio 21, Bancada Liberal, Unidos por la República, Concertación Parlamentaria y Acción Republicana

Fragmentación y regulación fallida

En casi 20 años, suman 141 los legisladores que renunciaron a las bancadas de los partidos por los cuales fueron elegidos. En ese mismo período, se crearon 16 nuevos grupos parlamentarios. El periodo del Congreso disuelto se superó el récord de los últimos tres quinquenios con la creación de seis nuevas bancadas.

Desde el 2001, después de que los ‘vladivideos’ destapasen varios casos de transfuguismo parlamentario, se han presentado, en total, 38 proyectos de ley que intentaban regular las renuncias de congresistas a sus bancadas. Ninguno ha logrado tener éxito.

El Congreso disuelto tuvo dos normas que intentaron regular el transfuguismo pero fueron sucedidas por fallos correctivos del Tribunal Constitucional. El problema de origen es que, el no estar en una bancada reduce la presencia de los parlamentarios en el escenario político, pues no pueden participar en comisiones, la Junta de Portavoces, el Consejo Directivo, entre otros. Son en estos espacios donde se toman las decisiones más importantes del Poder Legislativo.

El 13 de septiembre del 2017, el Tribunal Constitucional declaró fundada en parte la demanda contra la ‘ley antitransfuguismo’, una resolución legislativa —a iniciativa de Fuerza Popular— que modificaba diversos artículos del Reglamento del Congreso.

Tras su aprobación, en el 2016, se prohibía a los congresistas que hayan renunciado o sido expulsados la posibilidad de poder sumarse a otra bancada. Con ello, de facto, se eliminaba su participación en la Mesa Directiva y en las diversas comisiones del Congreso, entre otros derechos.

En su resolución, el TC manifestaba que con esta ley sí se afectaba la libertad de conciencia toda vez que no se diferenciaba claramente entre aquellos legisladores que realizan transfuguismo o un “transfuguismo legítimo”, esto último para quienes por motivos ideológicos ─o porque están en desacuerdo con su bancada─ decidan retirarse.

Sin embargo, inmediatamente después, saltándose su paso por comisiones, el pleno del Congreso aprobó otra iniciativa ─nuevamente presentada por Fuerza Popular─ con el mismo fin, esta vez denominada como “ley de bancadas mixtas”.

Allí se establecía también que no podían conformar una bancada ni adherirse a otra los congresistas que hayan renunciado, sean separados o expulsados de sus agrupaciones. Sin embargo, dejaba la posibilidad de conformar una “bancada mixta” en aquellos casos que se compruebe que su sanción se dio de forma irregular.

A través de esta “bancada mixta”, los legisladores ─sin distinción por ideología─ podían acceder a sus derechos al igual que las otras fuerzas políticas.

Aunque el 16 de julio de del 2019, el TC declaró infundada la demanda presentada por este tema, el máximo intérprete de la Constitución sí consideró que en el Congreso “no puede obligarse a que en los casos de disidencia obligatoriamente se vaya a un grupo mixto”.

Determinó, además, que los parlamentarios renunciantes por diferencias de conciencias ─debidamente fundamentadas─ pueden conformar nuevas agrupaciones.

Es decir, todo volvió a ser como antes. La única diferencia es que en este periodo no hay reelección, pero sí hay posibilidades de ubicarse en nuevos partidos para las elecciones subnacionales del 2022.

PeriodoCongresistas que postularon a la reelección con otro partidoCongresistas que lograron la reelección con otro partido
2001-2006110
2006-20111810
2011-2016249
2016-2019 (tras disolución)82