Los pedidos y coordinaciones del presidente Castillo con el entonces comandante general del Ejército. Además, los favores que Bruno Pacheco solicitaba al jefe de la Sunat.
Los pedidos y coordinaciones del presidente Castillo con el entonces comandante general del Ejército. Además, los favores que Bruno Pacheco solicitaba al jefe de la Sunat.
Graciela Villasís Rojas

Unidad de Investigación

Hasta hace menos de un mes, , profesor de secundaria con especialidad en biología y química, era el secretario general de Palacio de Gobierno y una persona de la absoluta confianza del presidente .

MIRA: “¿Qué hiciste para evitar la vacancia?”, una crónica de Fernando Vivas con los entretelones de cómo se salvó Pedro Castillo

Ambos maestros se conocieron años atrás y en el 2017 fueron parte de la protesta magisterial que Castillo lideró con el fin de evitar la evaluación de profesores, algunos de ellos con serios problemas de formación académica.

La labor de Pacheco dentro del Gobierno no estuvo en el radar mediático hasta noviembre pasado, cuando estalló el escándalo de los ascensos en las Fuerzas Armadas. El día 8 de ese mes, los ex comandantes generales del Ejército José Vizcarra Álvarez y de la Fuerza Aérea del Perú Jorge Luis Chaparro lo acusaron públicamente de haber interferido en el proceso.

MIRA: Bruno Pacheco en menos de un mes: mensajes de Whatsapp, hallazgo de $20 mil y un pedido en su contra para que no salga del país

Esto obligó a Pacheco a renunciar al cargo y se encendieron las alertas sobre el real papel que cumplía.

Lo que no estaba completamente claro hasta ahora era cuál fue el papel del jefe del Estado en los ascensos. El Comercio accedió a los mensajes de WhatsApp que Castillo intercambió con el general José Vizcarra cuando aún era comandante general del Ejército.

Estos mensajes están en poder de la Fiscalía de la Nación así como de la comisión de Defensa del Congreso.

Esta es la primera vez que se hacen públicos los diálogos en los que el mandatario le pide a Vizcarra –quien fue dado de baja luego del referido proceso– que se comunique con Pacheco para tratar temas urgentes, relacionados con los ascensos.

Todo comenzó el jueves 30 de setiembre pasado. A las 3:42 p.m., el presidente Castillo le envió este mensaje al general Vizcarra: “Le pido conversar con Bruno [Pacheco] para unos temas urgentes” relacionados con los ascensos. Enseguida, le mandó el número de contacto del que era el secretario general de Palacio. El entonces jefe del Ejército respondió que no podía comunicarse en ese momento: “Estoy a punto de partir en avión de una multilateral que asistí en Brasil. Llego a las 21 horas, llegando a Lima me comunico con él. Un abrazo”.

El presidente Castillo le pide al entonces comandante general del Ejército, José Vizcarra, conversar con Bruno Pacheco por "temas urgentes".
El presidente Castillo le pide al entonces comandante general del Ejército, José Vizcarra, conversar con Bruno Pacheco por "temas urgentes".

El sábado 9 de octubre, a las 6:41 p.m., Castillo volvió a escribirle al general Vizcarra, pero esta vez por un tema tangencial, relacionado a un inconveniente: “General, necesito un informe real sobre mi salida de Jaén a Puña. Me causa bastante extrañeza lo del desperfecto del helicóptero que estuvimos a bordo. Hay algo que no cuadra. Quiero una información real”. En respuesta, el oficial señaló que vería el tema y le informaría.

Diálogo entre el presidente Castillo y el entonces comandante general del Ejército, José Vizcarra
Diálogo entre el presidente Castillo y el entonces comandante general del Ejército, José Vizcarra

Tres días después, 12 de octubre, el presidente llamó al general. Eran las 11:32 a.m., pero Vizcarra no le contestó. A los minutos, este le dijo: “Me llamó, señor presidente. Dígame, ¿le devuelvo la llamada?”. Luego de una hora, Castillo contestó: “¿Qué novedades, mi estimado general?”. En respuesta, el oficial le informó que estaban realizando el proceso de ascensos. “Fuerza, general, adelante”, escribió el mandatario. Enseguida, Castillo le reenvió un mensaje: “Comandante del Ejército Víctor Hugo Torres Quispe”. Y agregó: “Para coronel”.

El presidente Castillo envía el nombre del oficial del Ejército, Víctor Hugo Torres Quispe y agrega: "para coronel".
El presidente Castillo envía el nombre del oficial del Ejército, Víctor Hugo Torres Quispe y agrega: "para coronel".

Desde Corea, donde estaba de comisión, Vizcarra le envió el siguiente mensaje: “Señor presidente, ojalá tenga la oportunidad de conversar solo con usted el tema de los ascensos. Existe mucha interferencia de distintas clases e intereses de por medio, pero yo estoy tratando de ser lo más institucional posible para crear una línea de mando sólida y fuerte en valores, que esté en condiciones de afrontar cualquier problema que atente a nuestra nación. Confíe en su Ejército, que su Ejército confía en usted. Espero poder hablar con usted”. Esto se dio alrededor de las 7 p.m. Luego le indicó: “Recuerde que el principal asesor en temas del Ejército, lo ideal es que sea el comandante general del Ejército. Siempre le dirá la verdad y lo mejor para la institución y para el país, más aún si lo que ha logrado en la carrera ha sido producto de su esfuerzo y sin deber favores a nadie. Mi lealtad a su alta investidura siempre, señor presidente”. Casi media hora después, Castillo contestó: “Muchísimas gracias, general. Saludos a toda su familia”.

Ex comandante general del Ejército envía mensaje al presidente Castillo ante interferencia en el proceso de ascensos
Ex comandante general del Ejército envía mensaje al presidente Castillo ante interferencia en el proceso de ascensos
Mensaje del entonces comandante general del Ejército José Vizcarra al presidente Castillo
Mensaje del entonces comandante general del Ejército José Vizcarra al presidente Castillo

El martes 12 de diciembre, la titular del Ministerio Público, Zoraida Ávalos, tomará la declaración del presidente Pedro Castillo sobre su presunta injerencia en el proceso de ascensos de las Fuerzas Armadas

—Recomendados—

El 4 de noviembre, el general Vizcarra le envió al presidente Castillo la resolución publicada en “El Peruano” que oficializaba su pase al retiro, y le escribió: “Gracias, señor presidente, ese es el precio de ser oficial digno y firme, me voy con el reconocimiento de mis oficiales, técnicos y suboficiales y tropa que es lo más importante y lo que me hace digno, le deseo suerte y cuídese. Está rodeado de gente muy mala e incompetente, suerte señor presidente. Me parece que, en el fondo, usted es una buena persona. Ojalá no lo traicionen como lo han hecho conmigo”.

Días después, cuando se presentó ante la Comisión de Defensa del Congreso, Vizcarra declaró que el 15 de octubre, alrededor de las 5:20 p.m., fue a Palacio de Gobierno con el entonces ministro de Defensa Walter Ayala. Ambos fueron recibidos por Bruno Pacheco. “Resulta que estaba ahí el secretario y me manifiesta: ‘General, ¿cómo es posible que no hayan entrado [se refería a dos oficiales recomendados]?’. Disculpe, le dije. Yo he venido para hacerle la exposición al presidente. ‘No, [me responde] es que a mí me han delegado todo este tema de ascensos’. Manifestó que cuando se quería hacer algo, se podía hacer. […] Para ello estaba el ministro en todo momento. No opinaba. Ni me respaldaba ni se ponía en contra”, contó Vizcarra.

Según Vizcarra, Pacheco ya no le pedía por todos los recomendados de su lista inicial, la cual se había reducido a solo dos nombres. “A través del edecán del ministro de Defensa, Youri Hurtado Llanos, del ministro y a través del señor Pacheco, ese mismo día que tuvimos la conversación me increparon sobre los coroneles [Carlos Ramiro] Sánchez Cahuancama y Ciro Bocanegra. [En] el momento que conversé con el presidente, ahí sí los mencionó”.

MIRA: Pedro Castillo: más promesas contra la corrupción en medio de contradicciones

En esa ocasión, asegura que le dijo al mandatario: “Su secretario me ha dado una lista de varios oficiales y la verdad [es] que la mayoría de ellos no califica para el ascenso, pero particularmente hemos tenido la conversación por dos coroneles. Él me escuchaba muy atentamente. ‘Bueno’, me dijo, ‘entonces no podemos hacer nada’. Así es, señor presidente. Es lo mejor por la institucionalidad. Pensó un poco más y me dijo: ‘¿Entonces no podemos hacer nada por Bocanegra?’”. Este último es chotano como el mandatario que cumplía labores de asesor en Palacio.

Vizcarra le manifestó al mandatario que si deseaba ascenderlo podía hacerlo por una resolución, pero que consideraba que eso podía generar un impacto negativo “que va a tener eso no solo en la institución, sino en usted”.

En el Congreso también reiteró que le dijo a Pacheco que no podía aceptar su propuesta, porque eso implicaría cambiar los puntajes de los oficiales que por méritos están en los primeros puestos. “Entonces manifesté que no se podía hacer lo que estaba pidiendo. Ahí es donde me dijo que ese señor [Bocanegra] era recomendado y que estaba trabajando directamente con el presidente. Este señor dos semanas antes trabajaba en el cuartel general en la Jefatura de Estado Mayor y con una orden directa del presidente se fue a trabajar en un momento inusual, los primeros días de octubre, a un puesto que no existe en Palacio”. Pacheco le increpó que no hubiese ascendido a los dos coroneles y con tono desafiante le dijo a Vizcarra: ‘¿Quién le garantiza a usted que va a continuar en el comando?’. En el caso del comandante Torres Quispe, no se conoce por qué Castillo pidió su ascenso.

Este Diario localizó al comandante Torres Quispe, quien es piloto de la Aviación del Ejército y está destacado en Moquegua. Torres afirmó que solo conoce al presidente “por televisión”. Pero después mencionó que una vez lo trasladó, aunque no recuerda a dónde. “Pero no tengo conversación con él, no tengo acceso”, afirmó.

Los chats de la Sunat y las toneladas de mercurio

Bruno Pacheco no solo intentó interferir en los ascensos de las FF.AA. Este Diario accedió a mensajes que Pacheco intercambió con el jefe de la Sunat, Luis Enrique Vera, a quien presionó para que favoreciera a empresas y personas jurídicas a cambio de ratificarlo en el cargo. Fueron más de 30 mensajes.

El 29 de setiembre, Pacheco le pidió a Vera que ampliara la importación de mercurio de la empresa MQVC Corporation S.A.C., cuyo representante es José Luis Hanco Lupinta.

En mayo de este año, la Sunat había autorizado a la compañía a importar 20 toneladas de mercurio. Pero cuatro meses después la empresa presentó una solicitud de ampliación por 500 toneladas a la Intendencia Nacional de Insumos Químicos y Bienes Fiscalizados, adscrita a Sunat. Para eso contó con los buenos oficios de Pacheco.

El exsecretario de Palacio adjuntó varios documentos a Vera y le dio un mensaje: “Corrobora esto, hermano, y trata de ayudar”. En una segunda comunicación indicó: “Si no sale los 500, aunque sea 300″. El superintendente no contestó ni cedió a las presiones.

Mensaje de Bruno Pacheco dirigido al jefe de la Sunat, Luis Vera
Mensaje de Bruno Pacheco dirigido al jefe de la Sunat, Luis Vera

Al respecto, José Farfán, exdirector de Formalización del Ministerio de Energía y Minas, indicó a El Comercio que el mercurio se utiliza sobre todo para extraer oro. A su juicio, el contenido de los chats muestra “un favor bien grande, porque de 20 toneladas estamos pasando a 300 o 500, que podría tratarse de 500 mil toneladas”.

Farfán agregó: “[Si bien] no hay límite para solicitar, sí tengo que especificar cuál es el destino. En la justificación que se entrega a la Sunat tiene que estar esa trazabilidad. […] Yo puedo pedir, pero tengo que decir a qué unidades lo estoy trasladando. Llama la atención que de 20 toneladas escale rápidamente en cuestión de meses porque el permiso va de mayo a setiembre. Es un permiso reciente, la empresa también es reciente. Para tener esa capacidad, no parece que pudiera cumplirlo fácilmente. Es sospechoso que tenga un crecimiento tan acelerado”.

Otros chats que ya fueron publicados por el medio Digital Lima Gris dieron a conocer cómo Pacheco pedía al jefe de la Sunat que condonara la deuda a su amigo de la empresa Deltron y que nombrara al abogado Marco Antonio Urbina Chumpitassi como martillero público en la Intendencia de la Sunat en Trujillo.

Más información

El 19 de noviembre, horas después de que Pacheco anunciara su renuncia por Twitter, el fiscal anticorrupción Marco Huamán realizó una diligencia en Palacio. En esta, se descubrieron US$20 mil en el baño de la oficina de Pacheco.

Por este hecho y por su interferencia en los ascensos de las FF.AA., el Ministerio Público lo denunció por enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias en agravio al Estado. A raíz de este caso, el Poder Judicial ordenó su impedimento de salida del país por 8 meses.

TE PUEDE INTERESAR




Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más