(Foto: GEC)
(Foto: GEC)
Sebastian Ortiz Martínez

El congresista (Somos Perú) renunció hoy a la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Parlamento, luego de que un aspirante a colaborador eficaz, en el marco de la investigación a “Los Cuellos Blancos del Puerto”, lo relacionara al exjuez Walter Ríos, quien actualmente cumple prisión preventiva por pertenecer a la referida organización criminal.

Fuentes del Legislativo indicaron a El Comercio que Aliaga será reemplazado por Felicita Tocto Guerrero, también de Somos Perú, en la secretaría del referido grupo de trabajo.

Aliaga tenía la tarea de elaborar el informe sobre una denuncia constitucional contra el exfiscal de la Nación Pedro Chávarry por la irrupción en oficinas del Ministerio Público que fueron lacradas a inicios de 2019 por el fiscal José Domingo Pérez en el marco de la investigación a Keiko Fujimori.

Al ser consultado por “Cuarto poder” si tras los audios de su padre, él debe continuar en ese grupo de trabajo, el parlamentario de Somos Perú respondió: “Mire, yo he venido trabajando de manera objetiva en referencia al caso que me han asignado y referente a los otros casos yo no he hecho ningún tipo de acto de carácter subjetivo, pueden revisar las votación que he tenido”.

Aliaga- en una carta enviada al presidente del Congreso, Manuel Merino (Acción Popular)- solicitó, de manera formal, que se le retire de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales “con la finalidad de evitar cualquier tipo de comentario y/o suspicacia respecto de mi actuar en la mencionada subcomisión”.

(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)

El segundo vicepresidente del Parlamento precisó que su renuncia “no obedece a aceptaciones de ningún tipo de comentario contra mi persona”.

“La mejor muestra de mi actuar en contra de cualquier acto irregular son mis votaciones a lo largo de mi permanencia en la subcomisión, en donde busqué siempre procedan los casos de los denominados Cuellos Blancos, lo cual consta en actas”, subrayó.

Durante la sesión de este lunes de la Comisión Permanente, se dio lectura a esta carta.

Fuentes de Somos Perú señalaron a este Diario que Aliaga, en un primer momento, insistió en continuar en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales. Sin embargo, el partido ya había tomado la decisión de retirarlo. Es decir, si no daba un paso al costado, lo sacaban.

A través de una carta, dirigida al presidente de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales, Luis Roel Alva, el portavoz de Somos Perú, Rennan Espinoza, confirmó que Tocto asumirá la secretaria de dicho grupo, y, además, informó que el congresista Mariano Yupanqui Miñano ingresará en lugar de Aliaga.

Para que se concrete el ingreso de Yupanqui, Somos Perú lo acreditó como miembro titular de la Comisión Permanente y pasó a Espinoza como integrante suplente de esa instancia.

La relación con Ríos, “el cuello blanco” del Callao

El ahora congresista de Somos Perú y su padre, Guillermo Aliaga Manassevitz, se reunieron con Walter Ríos, cuando aún era presidente de la Corte Superior de Justicia del Callao, en un restaurante de La Punta. ¿El motivo? Solicitarle al juez ayuda para archivar una denuncia en contra de Eduardo Aliaga, tío del parlamentario, por violencia familiar, que había sido entablada por su conviviente a finales de octubre de 2017.

De acuerdo al testimonio del aspirante a colaborador eficaz N°0108, en el marco de la investigación que realiza la fiscal Rocío Sánchez a “Los Cuellos Blancos del Puerto”, el actual segundo vicepresidenta del Congreso pidió “apoyo para su tío, señalando que era su tío preferido y que le tenía mucho cariño”.

Según informó el programa “Cuarto Poder”, Ríos, al escuchar los detalles de la denuncia, “le ordenó” a Gianfranco Paredes, su asesor en la corte chalaca, que “vea la forma de buscar algún servidor judicial para que lo apoyen”.

“Así con la finalidad de continuar con las gestiones, el hijo del empresario [Guillermo Aliaga Manassevitz] entrega al asesor un hoja de papel donde había anotado el número del expediente principal del caso de tu tío, manifestando que era el cuaderno cautelar, que se resolvería pronto. Después de ello, el mismo señor dicta su número de celular personal al asesor para comunicarle cualquier situación que se pudiera originar”, refirió el aspirante a colaborador eficaz.

Audios de padre de congresista Aliaga con Walter Ríos

El congresista Aliaga negó que se haya reunido con Ríos y Paredes. Agregó que él solamente “jaló” a su padre a La Punta para que asistiese al referido desayuno.

“Mi padre me comentó que estaba tratando de cerrar la venta de un evento, porque tiene un restaurante, me dijo que lo acompañe para que le dé una suerte de aventón, pase y saludé a aquellas personas, más nada […] No, no [me senté], porque realmente no los conocía”, manifestó a “Cuarto poder”.

Sin embargo, es su propio padre quien lo ubica en el desayuno con el cuello blanco del Callao y su asesor. En una llamada que le realiza Paredes, Aliaga Manassevitz hace referencia a su hijo, “el gordito, de Somos Perú” que se ha “metido a la política”.

Y precisamente, en aquel 2018, Aliaga hijo postuló a la alcaldía distrital de Lince sin éxito. De acuerdo al InfoGob del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), obtuvo el 10.6% de los votos, quedando en el tercer lugar de la justa electoral.

Ante este audio, el parlamentario de Somos Perú insistió en que solo dejó a su padre en el restaurante, que ingresó y saludó y “me retiré”.

Aliaga hijo también recibió otra llamada de Paredes, pero no respondió. Afirmó que no sabe cómo el asesor de Ríos obtuvo su número.

Nunca se dictaron medidas cautelares contra Eduardo Aliaga, hermano del empresario Guillermo Aliaga Manasevic, aparentemente por orden de Ríos.

El aspirante a colaborador eficaz también indicó que el empresario le hizo mención a Paredes que tenía una denuncia en el 37 Juzgado Civil de Lima por un local en La Victoria. Solicitó apoyo para que “alguien pueda mover sus influencias” para que el proceso salga a favor. Precisamente, Aliaga padre lleva tres años y medio sin pagar alquiler por estos locales, donde funciona otra de sus compañías: Corporación Gráfica Aliaga SAC. El proceso en 2018 volvió a foja cero aparentemente por un tecnicismo.

Te puede interesar