Keiko Fujimori en una actividad que tuvo durante la campaña del 2011, cuando fue candidata presidencial por primera vez. (Foto: Lino Chipana / GEC)
Keiko Fujimori en una actividad que tuvo durante la campaña del 2011, cuando fue candidata presidencial por primera vez. (Foto: Lino Chipana / GEC)
Martín Calderón

Martín Calderón

Jeffrey Radzinsky, Mabel Huertas y Paolo Sosa analizan el impacto de las últimas revelaciones sobre los aportes a la campaña electoral de Fuerza 2011 (ahora Fuerza Popular) y las reacciones de la excandidata presidencial Keiko Fujimori y de la agrupación que lidera.

Jeffrey Radzinsky
Director de Grupo Fides Perú

1) ¿Qué impacto tendrán en el futuro político de Fuerza Popular las revelaciones de aportes ocultos?

Definitivamente tienen un impacto político considerable. Ha quedado en evidencia la mentira reiterada y flagrante, una sensación de burla a la institucionalidad y la paradoja de reclamar institucionalidad y no tenerla. También queda la sensación de que se intentan comprar voluntades y se hacen las cosas clandestinamente, porque es distinto aportar de manera lícita a andar con millones en maletines y no rendir cuentas. Los adversarios de Fuerza Popular recordarán este tema permanentemente en la campaña.

2) ¿Cómo queda Keiko Fujimori ante la ciudadanía y el núcleo duro de votantes de Fuerza Popular?

El núcleo duro se va a mantener. El fujimorismo tiene un voto cautivo y sólido en provincias que probablemente le permitirá formar una bancada en el próximo Congreso. Pero se verá mellado porque la imagen de su lideresa, Keiko Fujimori, se sigue desprestigiando y no hay quién tome la posta y asuma el liderazgo.

3) ¿Las reacciones de Keiko Fujimori y su partido tras conocerse los aportes ocultos fueron acertadas?

Sus mensajes han perdido peso. Comunicarse siempre con cartas hace que estas pierdan efecto. Además, han multiplicado las versiones sobre un mismo hecho. Y en el partido, se refleja la falta de liderazgo. Algunos de los congresistas emblemáticos del fujimorismo ya están en otros partidos. Y ahora sus propios militantes están pidiendo rendición de cuentas, dejando abierta la posibilidad de que no todo el dinero que ingresó por aportes se haya gastado en la campaña.

Mabel Huertas
Analista política

1) ¿Qué impacto tendrán en el futuro político de Fuerza Popular las revelaciones de aportes ocultos?

Tiene un fuerte impacto porque al mismo tiempo que se revelan los aportes [ocultos], se recuerdan las veces en las que Keiko Fujimori se refirió al tema y mintió. Básicamente queda como mentirosa. Esto no solo la daña a ella, sino también a toda la clase política. La percepción es negativa sobre toda la clase política.

2) ¿Cómo queda Keiko Fujimori ante la ciudadanía y el núcleo duro de votantes de Fuerza Popular?

El núcleo duro del fujimorismo la sigue, le cree y está con ella, no creo que la abandone. Además, este núcleo siempre ha sido pragmático. Para ellos, el fin justifica los medios y tuvieron el legítimo temor de una arremetida del chavismo con la candidatura de Ollanta Humala en el 2011. En este caso, ese núcleo duro se aferra a lo legal. Además, piensa que se está cometiendo una injusticia con ella.

3) ¿Las reacciones de Keiko Fujimori y su partido tras conocerse los aportes ocultos fueron acertadas?

En el plano político, no creo que la reacción de Keiko Fujimori haya sido la mejor. Ella aseguró que mantuvo la reserva de los aportes por acuerdo [con el empresario Dionisio Romero Paoletti], pero luego el abogado de Dionisio Romero, José Ugaz, señaló que no hubo ningún compromiso de silencio. La respuesta de Keiko Fujimori parece estar dirigida solo al núcleo duro que la respalda. Y en su partido nadie tomó la voz cantante porque quienes lo hacían ya no están. Rosa Bartra, quien era una buena defensora del fujimorismo, tiene intereses que superan los del partido, y nadie más se quiere comprar un pleito en plena campaña.

Paolo Sosa
Politólogo

1) ¿Qué impacto tendrán en el futuro político de Fuerza Popular las revelaciones de aportes ocultos?

El futuro político de Fuerza Popular no es nada prometedor tras estas revelaciones. Hoy más que nunca su marca partidaria está seriamente comprometida. Por ello es clave que la lista parlamentaria esté llena de candidatos vinculados al ‘albertismo’ de una u otra forma. Con ese capital aún podrían ser un partido con presencia en el Parlamento en el 2020, pero no más que eso con miras al 2021.

2) ¿Cómo queda Keiko Fujimori ante la ciudadanía y el núcleo duro de votantes de Fuerza Popular?

La figura de Keiko Fujimori es la más desgastada luego del enfrentamiento de poderes que hemos visto en los últimos dos años, especialmente luego de su encarcelamiento. Si a esto se le suman estas revelaciones, me parece que queda claro que cualquier posibilidad de ser una candidata exitosa en el futuro mediato está fuera de consideración. Tendrían que alinearse demasiados factores y, ni aun así, lograría el nivel de apoyo que obtuvo en el 2016. La situación es igual de negativa dentro del fujimorismo.

3) ¿Las reacciones de Keiko Fujimori y su partido tras conocerse los aportes ocultos fueron acertadas?

Negar u aceptar la veracidad de las declaraciones hubiera sido tomado con igual escepticismo y criticismo por quienes hoy ven al fujimorismo como una fuerza enfrentada a la institucionalidad democrática. Fujimori no desmiente el hecho, solo lo matiza señalando que el ocultamiento de la información responde a un condicionamiento de los financistas. No es menos indebido el haber recibido dicho dinero, si se quiere, solo porque se les solicitó absoluta reserva.