Mario Fernández

Periodista

El penal fallado ante Sport Huancayo y el trascendido de que estaba lesionado desde el minuto 25 pero se negó a salir contra la opinión de casi todos convierten, sin duda, a . Si hay dirigentes y técnicos apuntados por , hay un jugador que es muy resistido, más allá de sus condiciones naturales para jugar al fútbol (que no son pocas).

LEE TAMBIÉN: ¿Por qué el plantel de Alianza pasó de promesa de “equipazo” a decepción y qué rol tiene el Fondo Blanquiazul?

Venezolano de nacimiento, pero jugador del club desde muy niño, es una rara avis en nuestro fútbol, ya que ubicarlo en una sola posición parece imposible. Fue zaguero para Gareca, volante mixto para Bengoechea y delantero falso para Ahmed. Grande de físico y de moral, posee técnica suficiente para sumarse a misiones ofensivas. De arranque le llamaron ‘Patroncito’ para asemejarlo a José Velásquez, pero a diferencia del mundialista que se movió solo entre dos posiciones (back y mediocentro), Ascues ha probado con demasiadas, confundiendo sus misiones y alejándose de un perfil claro como jugador. En el extranjero ha militado en no pocos clubes, pero en ninguno se consolidó. Es recordada la buena opinión de Claudio Pizarro tras su buena Copa América 2015 como back, pero también es recordada su casi nula participación en el cuadro alemán.

Un grupo de vándalos lanzó basura e hicieron pintas en casa de Carlos Ascues tras el descenso de Alianza Lima. Video publicado por América TV el 02/12/2020.

A sus problemas para hallarle la posición ideal, que lo sacaron de una primera consideración de Gareca en plena Eliminatoria para 2018. Ese hecho y sus fallidas inserciones en el extranjero (Benfica, Wolfsburgo, Orlando) le quitaron cotización. No era ni seleccionado ni “extranjero”. Su vuelta a Alianza, en esa línea, parecía su única vía.

PARA SUSCRIPTORES: ¿Cuál es el impacto del descenso de Alianza Lima en las finanzas del club y en su proceso concursal?

Vuelta a Alianza Lima 2020

A diferencia de otros casos de refuerzos que el Fondo Blanquiazul le sugería a Pablo Bengoechea, en el caso de Carlos Ascues hablamos de un jugador muy del riñón del técnico uruguayo. Si bien llegó tarde a la selección mayor (Sergio Markarián prefirió siempre como back suplente del futuro a Alex Callens antes que a Ascues), el sucesor del ‘Mago’ sí lo citó seguido en su etapa de seleccionado en 2014 pero como volante libre, posición en la que hizo 5 goles en 6 partidos, estadística impresionante para un jugador que, pese a su posición, tiene la virtud de hallar muy rápido el arco. De hecho, ante las críticas por la presente campaña, a inicios de noviembre, el dirigente Fernando Farah, miembro del Fondo, lo defendió públicamente: “Es nuestro goleador, debería estar en Europa”.

Es muy difícil que Ascues, jugando de volante libre, sin gran responsabilidad ni de armado ni de recuperación, no tenga por partido, mínimo, una situación de gol. Sabe leer por dónde está el peligro y ubicarse cerca del arco. A Bengoechea siempre le rindió su efectividad goleadora y los otros técnicos que llegaron luego a Alianza Lima (Salas, Ahmed) . Sus datos de anotador eran un argumento. La tarde infame ante Huancayo, sin embargo, Ascues tuvo tres claras en el segundo tiempo que no hizo: , un disparo solito y un cabezazo que Pinto desvió de manera notable.

LEE TAMBIÉN: Nicolás Tagliani se ofrece a jugar por Alianza Lima

Fuentes del propio vestuario aliancista dicen que si bien cojeó en el minuto 25, luego Ascues no presentó problemas físicos mayores (“¿Lo viste renguear en el segundo tiempo?”) y si hasta se postuló a patear el penal fue porque se sentía con la confianza para hacerlo. En esa línea, también se descarta que Ascues haya disparado el penal desobedeciendo al cuerpo técnico aliancista. , Ascues era un ejecutor frecuente por sus antecedentes goleadores, pero también por su pasado en el club.

Descartando el impedimento físico y una postura contraria a la decisión del entrenador, la culpabilidad de Ascues hay que buscarla en su puntería. El volante goleador que nos vendieron de manera tan pomposa no apareció. El pistolero fiable que buscó Bengoechea en enero no estuvo de blanquiazul por estos días.