Redacción EC

Se han visto varias excentricidades relacionadas con los autos a lo largo del mundo. Sin embargo, esta está un peldaño arriba respecto a las demás.

Gino Gargiulo es un multimillonario que ama su Lamborghini Aventador amarillo, casi se ha obsesionado con el y por eso tuvo una idea que pudo concretarla hace poco.

Sucede que quería una lancha y no tuvo mejor idea que hacer una idéntica a su Aventador. Hasta le puso un nombre (Raging Bull).

Esta peculiar lancha mide 48 metros de largo y alcanza una velocidad de 186 kilómetros por hora. El último abril exhibió la imponente lancha en el Salón Náutico de Miami.