Campeona nacional: "Algunos van al psicólogo, yo corro karts"
Campeona nacional: "Algunos van al psicólogo, yo corro karts"
Redacción EC

Desde que nació, ha llevado la pasión por el automovilismo en la sangre. Su familia está íntimamente ligada al deporte motor: su abuelo Godfrey Hemmerde Castaños y su padre, Goody Hemmerde Clarke, fueron destacados pilotos. Grace, por su parte, inició su camino en el en el 2015. Lo que empezó como una prueba terminó por convertirse en una pasión, que se desarrolló incluso tras la inesperada partida de su padre a inicios de dicho año. Siguiendo sus consejos, Grace decidió tomar el toro por las astas y aprovechar el talento que claramente heredó.

NUEVA FIGURA

El 2016 ha sido un gran año.

Ha sido el primer año que corro una temporada completa y lo hice en dos campeonatos: el Regional y el Nacional de kartismo. En el primero acabé en el segundo lugar; en el segundo sí fui campeona, en la categoría Senior B.

Empezaste a correr karts hace muy poco.
Sí, en el 2015 corrí solo dos fechas. Ese verano, un amigo me preguntó si quería correr con él las Dos Horas de Kartismo. Nunca había competido pero, como me gustan los karts, acepte. Empecé de cero, saqué mi licencia, entrené con él un par de veces y, al final, pude correr 15 minutos ese día porque hubo un choque y no pude seguir. Desde ahí me quedé con el bichito de seguir corriendo.

¿Y cómo hiciste? ¿Hablaste con tu papá?
Él me decía que, si quería correr sola, consiga los patrocinadores.  Yo pensaba que nadie me iba a auspiciar, sobre todo porque no me conocían. Ese verano corrí un campeonato de karts de alquiler en Asia y, en marzo, luego de que mi papá falleció, un grupo de amigos me regaló un kart de segunda. Ahí dije: “Ya es hora”. Hice lo que me dijo y empecé a buscar mis auspicios. Encontré algunas marcas que me apoyaron y pude correr dos fechas. Luego tuve que devolver ese primer kart y el año pasado, en enero, un amigo me ofreció otro porque él se iba a comprar uno nuevo. Así pude correr todo el 2016.  

¿Qué te pareció esa primera temporada completa? ¿Qué fue lo mejor?
La experiencia de correr todo un campeonato ha sido muy buena. En un principio, no tenía planeado participar en el Nacional, sino solo en el Regional, pero a medida que fue pasando el año se dio la posibilidad de ir a Arequipa y no la desaproveché. Fue increíble competir fuera de Lima, vivir la experiencia de viajar junto con todos los pilotos y el equipo de mecánicos, correr en altura y todo lo que esto involucra.

Los karts pierden potencia en la altura. ¿Te costó competir en Arequipa?

Tuve problemas durante toda la carrera con la carburación. Es algo que le pasa a la mayoría, pero como yo era novata no tenía las mañas que otros ya conocen. Recuerdo que el último día llegué con el kart saltando porque se apagaba. Mi mecánico hacía señas, pero no entendía nada. Luego me dijo que debía ir tapando el carburador. Estas experiencias nuevas suman. Las tomaré en cuenta para el siguiente año.

PREPARACIÓN CONSTANTE

¿En qué consiste tu preparación?

Cuando recién me inicié, en el 2015, me ayudó Ignacio Espinoza. El año pasado estuve trabajando con Rodrigo Pérez- Albela. Pero a partir de junio ya entreno sola. En cuanto a lo físico, entreno los días de semana en Vanna Coach.

¿Se trabaja también el lado psicológico para este tipo de carreras?
Creo que sí. Yo no tengo un psicólogo deportivo, aunque me gustaría tenerlo. Incluso ya me he contactado con uno, porque siento que sí es necesario. Personalmente he mejorado: en mis primeras carreras, cuando el kart tenía una falla mecánica o algo no me salía, me frustraba y me ponía a llorar. Ahora he aprendido a manejar eso.

Igual existe cierto miedo cuando consideras que se trata de un deporte extremo.
Sí, aunque antes sentía más miedo. Hoy estoy más tranquila: cuando estoy dentro del kart, me olvido. Más miedo da ver los accidentes desde afuera.

HERENCIA FAMILIAR

Si bien nunca habías corrido, siempre estuviste ligada a los autos por tu familia.

Siempre he convivido con los autos y me gustan las carreras, pero nunca me había metido a este mundo de los karts.  Soy la primera en la familia que corre karts.

Llegaste a ellos de forma inesperada pero, ¿alguna vez tuviste la idea de correr autos, siguiendo lo hecho por tu padre?
En realidad siempre quise, aunque lo veía más como un sueño. No sé si habría corrido si mi papá siguiera acá. A raíz de que él fallece tomé esto de la forma correcta.

Y ahora que ya estás en los karts, ¿te gustaría pasarte a otra categoría?
Me gustaría, pero en este momento veo el Campeonato de Circuito un poco aburrido, con pocos autos y un mismo circuito todo el año. En los karts, en cambio, somos alrededor de 30 pilotos en el Regional y 50 en el Nacional, y cambiamos de circuitos. Es mucho más interesante.

¿Qué es lo que más te gusta del karting?
Todo. Siento que somos una familia. Todos los pilotos somos amigos y manejamos todos los fines de semana. El ambiente que hay en las carreras es genial. Es una terapia: hay gente que va al psicólogo; yo, en cambio, vengo a correr karts y me relajo. Cuando me siento acá, me olvido de todo y solo pienso en mi kart, en la pista.

VA POR MÁS

¿Qué se viene?
El año pasado he corrido la categoría Senior B. A lo que apunto ahora es a correr la Senior A y, claro, a ganarla.

¿Ves factible competir en el extranjero?
Me encantaría. Así como quiero dar el primer paso, que es correr la Senior A, pero todo depende del presupuesto. Aún ni estoy segura de que pueda competir este año, ya que no tengo auspicios. Este deporte depende de eso y espero que las empresas privadas me apoyen este año.

¿Cómo pasas tu verano?
Este será diferente, ya que me he metido a dos cursos en la universidad. Los días de semana voy a pasarlos estudiando y los fines de semana, como a todos, me gusta ir a la playa. Este verano no habrá campeonato, así que por ese lado estaré más tranquila, pero en febrero serán las 2 Horas de Karting. Cuando hay carrera cambia el chip de “salir el viernes” por “acostarme temprano y levantarme a entrenar”. Cuando tengo carreras, lo tomo muy en serio.

TAGS RELACIONADOS