Bruno Ortiz Bisso

Periodista de Ciencia y Tecnología

bruno.ortiz@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

En las últimas semanas, las noticias relacionadas con los efectos secundarios de las vacunas han vuelto a cobrar relevancia en el debate público. Primero fueron los diversos reportes sobre episodios desfavorables y reiterativos entre los jóvenes de 18 a 20 años que recibieron la vacuna contra el de .

LEE TAMBIÉN: Unos 150 mil trabajadores de salud han fallecido por COVID-19 durante la pandemia, estima la OMS

Luego, muchos padres de familia se pusieron en alerta tras el comunicado de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) del Ministerio de Salud (Minsa) sobre la posibilidad de casos de miocarditis y pericarditis entre los menores de 12 a 17 años que reciban las dosis de . ¿Realmente hay motivos para preocuparse?

(Infografía: Raúl Rodríguez)
(Infografía: Raúl Rodríguez)

—Diversas reacciones—

“Debemos recordar que cualquier medicamento siempre va a tener efectos adversos, leves o graves. Usualmente, los leves se pueden presentar con más frecuencia. Cuando se ve el perfil inicial de seguridad –en las fases 1 y 2 de los ensayos clínicos– y se encuentran los posibles efectos que puede causar en el organismo, recién estos se van a empezar a registrar al terminar el ensayo, en las etapas de vigilancia epidemiológica, cuando el medicamento ya se esté usando en millones de personas”, explica a El Comercio el epidemiólogo y experto en inmunizaciones Edward Mezones.

Otro aspecto por considerar es que cada organismo va a reaccionar de manera distinta a las . “Hay algunas de las vacunas que recibimos cuando somos infantes que pueden generar el mismo tipo de molestias u otras más de las que se están registrando ahora, pero son transitorias. En 48 o 72 horas todo vuelve a la normalidad. Aquí lo que es importante es comprar el riesgo y el beneficio. ¿Soportamos la posibilidad de una molestia que se irá en unos días o corremos el riesgo de infectarnos de ?”, comenta a este Diario la médica infectóloga Claudia Quezada Osoria.

—Problemas cardíacos—

En el caso de las miocarditis y pericarditis (inflamación del músculo cardiaco e inflamación de la capa exterior que recubre el corazón, respectivamente), ambos especialistas coinciden en que la comunicación de Digemid fue para que el personal de salud esté atento a estas situaciones.

Pero también recuerdan que, proporcionalmente con los adolescentes vacunados, los casos reportados son muy pocos y todavía no hay certeza de que estén asociados directamente con la aplicación de la .

LEE TAMBIÉN: Regreso a las aulas en universidades: todo lo que se sabe sobre el inicio de clases semipresenciales

“Si se presentan estos casos, son manejables. Tampoco quiere decir que, de suceder, necesariamente esto vaya a causar la muerte. Son condiciones manejables, pero hay que insistir en que la frecuencia de que suceda es muy baja”, aclara la infectóloga Quezada. Para Mezones las autoridades deben mantener la farmacovigilancia para registrar y seguir cualquier caso que se presente.

A tener en cuenta

  • Los efectos leves tras la vacunación se originan porque el sistema inmunitario reacciona ante la simulación de una infección.


TE PUEDE INTERESAR


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER


SÍGUENOS EN TWITTER...