Redacción EC

Un reciente informe de los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU. indica que el número de consultas por intoxicaciones con productos de limpieza y desinfectantes, en particular lejía y alcoholes en gel, aumentó un 20% en ese país.

Según un cable de la agencia AFP, en total, los centros de control de intoxicaciones recibieron 45.550 llamadas en el primer trimestre del año, en comparación con los 37.822 recibidos en el mismo período del 2019. El aumento está sin duda relacionado con la pandemia del , indican los autores del informe, que no hacen referencia a fallecidos.

MEZCLAS PELIGROSAS

En el afán de querer tener más limpia la casa, a muchos les pasa por la cabeza la posibilidad de mezclar productos de limpieza, lo que puede ser una mala decisión.

Hay que recordar que estos productos han sido manufacturados para ser usados como productos finales y no mezclarlos. Si lo hacemos, estaremos combinando dos o tres sustancias químicas que van a dar lugar a otras nuevas cuyas propiedades no conocemos y pueden hacer daño a la salud”, indica a El Comercio Carlos García Bustamante, médico emergenciólogo y toxicólogo.

(Infografía: Jean Izquierdo)
(Infografía: Jean Izquierdo)

Myra E. Flores, doctora en química y divulgadora científica, agrega que al mezclar sustancias estas se pueden neutralizar y perderían propiedades. “En esos casos ya no limpian ni desinfectan, pero probablemente sí contaminen el medio ambiente”, añade.

En el informe estadounidense se cita el ejemplo de una mujer que llenó el fregadero con agua caliente, vinagre y lejía al 10% para lavar frutas y verduras. La mezcla del cloro y el vinagre causó una reacción química y la mujer inhaló los vapores, lo que le generó tos. Tras pedir ayuda, fue llevada al hospital, donde recibió oxígeno y tratamiento para dilatarle los bronquios.

Hay varias fuentes de cloro. Las principales son: la lejía, cuyo componente principal es el hipoclorito de sodio, que es un potente blanqueador; y el ácido muriático, usado para la limpieza de inodoros, que no es más que ácido clorhídrico, uno de los más corrosivos. El vinagre es otro ácido corrosivo eficaz para quitar el sarro”, explica la doctora Flores.

Si ocurre algún accidente, García Bustamante recomienda alejarse rápidamente del lugar; lavarse la cara, los ojos y superficies del cuerpo comprometidas; ventilar el lugar afectado; y cerciorarse de que no haya generación de calor que produzca incendios. “Hay que tener mucho cuidado”.

-----------------------------------------------------------------

El Comercio mantiene acceso libre al contenido sobre el COVID-19

-----------------------------------------------------------------

¿Cuáles son los síntomas del nuevo coronavirus?

Entre los síntomas más comunes del COVID-19 están: fiebre, cansancio y tos seca, aunque en algunos pacientes se ha detectado dolor corporal, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta y diarrea. Estos malestares pueden ser leves o presentarse de forma gradual; sin embargo, existen casos en los que la gente se infecta, pero no desarrolla ningún síntoma, precisó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, la entidad dio a conocer que el 80 % de personas que adquieren la enfermedad se recupera sin llevar un tratamiento especial, 1 de cada 6 casos desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar, la gente mayor y quienes padecen afecciones médicas subyacentes (hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes) tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave y que solo el 2 % de los que contrajeron el virus murieron.

¿Quiénes son las personas que corren más riesgo por el coronavirus?

Debido a que el COVID-19 es un nuevo coronavirus, de acuerdo con los reportes que se tienen a nivel mundial, las personas mayores y quienes padecen afecciones médicas preexistentes como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes son las que desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras.

VIDEO RECOMENDADO

La Universidad de Oxford empieza a probar vacuna del coronavirus en humanos

La universidad de Oxford empieza a probar vacuna del coronavirus en humanos

TE PUEDE INTERESAR