Un laboratorio del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infeccionas de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés), reveló imágenes microscópicas del virus. (NIAID-RML)
Un laboratorio del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infeccionas de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés), reveló imágenes microscópicas del virus. (NIAID-RML)
Redacción EC

Un equipo internacional de científicos determinó que el SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad por , no fue creado en un laboratorio o diseñado a partir de un virus ya existente, según un informe de caso publicado en

Nuestros análisis muestran claramente que el SARS-CoV-2 no es una construcción de laboratorio o un virus manipulado a propósito”, señalan los autores provenientes del Departamento de Inmunología y Microbiología de EE.UU. y de las universidades de Edinburgh, Columbia, Tulane y Sidney, en Reino Unido, EE.UU. y Australia, respectivamente.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores realizaron un análisis comparativo de datos genómicos del virus, el séptimo coronavirus que se sabe que infecta a los humanos.

Las protuberancias en el borde exterior de las partículas es lo que le da el nombre al virus, ya que parecen unas coronas. (NIAID-RML)
Las protuberancias en el borde exterior de las partículas es lo que le da el nombre al virus, ya que parecen unas coronas. (NIAID-RML)

Sobre la base de los estudios estructurales y los experimentos bioquímicos, el SARS-CoV-2 parece tener una alta afinidad [...] con los presentes en humanos, hurones, gatos y otras especies con alta homología de receptores”, detallan los expertos.

“Los datos genéticos muestran irrefutablemente que el SARS-CoV-2 no se deriva de ningún esqueleto de virus usado previamente”, añaden.

Así, a partir de este análisis, los expertos concluyen además que el SARS-CoV-2 surgió probablemente en dos escenarios: “la selección natural en un huésped animal antes de la transferencia zoonótica [de animal a humano]; y selección natural en humanos después de la transferencia zoonótica”.

“Esta es una fuerte evidencia de que el SARS-CoV-2 no es producto de una manipulación intencionada”, afirman lo expertos.

Al igual que estudios anteriores, este informe menciona al pangolín, un mamífero asiático, como el posible animal del que se transfirió el virus a los humanos. “Los pangolines de Malasia ( Manis javanica ) importados ilegalmente a la provincia de Guangdong (China) contienen coronavirus similares al SARS-CoV-2”, detallan.

Por último, este trabajo también tiene un acercamiento a otros factores epidemiológicos del COVID-19: “Las características genómicas descritas aquí [en el estudio] pueden explicar en parte la infecciosidad y la transmisibilidad del SARS-CoV-2 en humanos”.

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter: