(Foto: AP/Noah Berger)
(Foto: AP/Noah Berger)
Redacción EC

Los cinco años más calientes de los que se tiene constancia ocurrieron a partir del 2015, y el 2019 fue el segundo más cálido. Así lo reveló un reciente informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA). Pero eso no es todo. Según un estudio publicado en la revista “Advances in Atmospheric Sciences”, la temperatura de los océanos el año pasado fue la más alta registrada en la historia de la humanidad. En otras palabras: el planeta está ardiendo.

NUEVAS MARCAS

Desde 1880 la temperatura promedio de la superficie global se ha elevado. El 2019 fue 0,95 °C más caliente que la media del siglo XX, y solo 0,07 °C más frío que en el 2016, el año más cálido registrado en los 140 años de monitoreo de la NOAA. Datos de la NASA concluyen que el incremento de la temperatura de esta última década ha batido un nuevo récord.

Aunque este aumento parezca leve, sus efectos son todo lo contrario. Por ejemplo, el año y la década que acaban de pasar se han caracterizado por un significativo retroceso de los glaciares, un aumento del nivel del mar sin precedentes, y los fenómenos meteorológicos extremos, señaló la Organización Meteorológica Mundial (WMO).

“El 2020 empieza igual que terminó el 2019, con fenómenos meteorológicos y climáticos de efectos devastadores. En Australia, el 2019 fue el año más cálido y seco del que se tienen datos, lo que crea un escenario propicio para los incendios forestales –como los ocurridos recientemente–”, afirmó Petteri Taalas, secretario general de la WMO.

(Infografía: Rolando Pinillos)
(Infografía: Rolando Pinillos)
(Infografía: Rolando Pinillos)
(Infografía: Rolando Pinillos)

OCÉANOS HIRVIENDO

Como mencionamos al inicio, otro punto preocupante son los océanos. De acuerdo con el estudio que recoge “Advances in Atmospheric Sciences”, la temperatura del océano en el 2019 fue de aproximadamente 0,075 °C por encima del promedio de 1981-2010.

Llegar a este punto implicaría que el océano recibió 228 mil trillones de julios de calor. Para que sea más fácil de entender, Lijing Cheng, autor principal del artículo, señala que en estos últimos 25 años, la cantidad de calor que ha ingresado a los océanos equivale al liberado por la explosión de 3.600 millones de bombas atómicas de Hiroshima; es decir, cinco bombas cada segundo.

“El calentamiento global es real y está empeorando”, dijo John Abraham, coautor de ese trabajo. “Y esto es solo la punta del iceberg para lo que está por venir”, agregó.

Síguenos en Twitter...