37,9 millones de personas vivían con el VIH en todo el mundo (al cierre de 2018). (Foto: Jody AMIET / AFP)
37,9 millones de personas vivían con el VIH en todo el mundo (al cierre de 2018). (Foto: Jody AMIET / AFP)
Yerson Collave García

Periodista de Ciencia y Tecnología

yersoncollave@gmail.com

Un paciente llamó la atención de los médicos del Hospital Cayetano Heredia, en Lima. Era mayo de 1983. Los síntomas que presentaba no daban una certeza sobre el mal que lo aquejaba. Tras varias evaluaciones, los médicos pudieron determinar que se trataba de la primera persona con en el Perú.

La información sobre esta nueva enfermedad era muy escasa, aún más en nuestro país, y recién ese mismo año el doctor Luc Montagnier dio a conocer un nuevo retrovirus, que al año siguiente fue identificado por su colega Robert Gallo como el causante del desconocido mal. Así, luego de tres años de reportase los primeros casos de sida en EE.UU., se pudo saber que el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) causaba sida.

“Era un paciente peruano de 37 años que había vivido en Estados Unidos. Nosotros estábamos al tanto de los primeros reportes de enfermedad que entonces se conocía como ‘AIDS e Infecciones oportunistas’ por las revistas médicas internacionales que leíamos. Ese conocimiento nos permitió diagnosticar el caso. En Sudamérica fuimos unos de los primeros en detectar un caso de sida”, relata a El Comercio Ciro Maguiña, parte del grupo liderado por el doctor Raúl Patrucco, quien identificó y trató el caso.

Maguiña, entonces jefe de guardia de dicho hospital, cuenta en su libro : “El 12 de mayo de 1983, estando en emergencia […] a las 7:00 p.m. en el tópico de Medicina, observamos un paciente que nos llamó la atención […] había vivido en los Estados Unidos de Norteamérica desde los 18 años hasta setiembre de 1982, en el que retorna a Lima debido a su enfermedad”.

El médico, que hoy es uno de los principales expertos sobre VIH/Sida en el Perú, afirma que el paciente tenía antecedentes de dependencia de sustancias, había estado enfermo durante un año y cuando llegó al hospital estaba “crónicamente enfermo”.

El Hospital Nacional Cayetano Heredia se volvió un centro de referencia de VIH/Sida en los años 80. (Foto: Gobierno del Perú)
El Hospital Nacional Cayetano Heredia se volvió un centro de referencia de VIH/Sida en los años 80. (Foto: Gobierno del Perú)

En ese entonces, los especialistas que lo trataron usaron los mismos criterios clínicos que se utilizaban en EE.UU. para diagnosticar este mal debido a que aún no se disponía de pruebas de Elisa y Western Blot.

“Los primeros estudios inmunológicos realizados en nuestro laboratorio demostraron alteraciones en la sangre, en el patrón normal de células blancas y linfocitos que son características del sida”, contó Patrucco en una entrevista posterior dada al diario La Razón y citada por el historiador Juan Antonio Lan Ninamango en su

Los médicos no contaban con alternativas de tratamiento para el sida y el paciente fue sometido a “terapia antituberculosa y cotrimoxazol”.

Finalmente, como sucedía en todo el mundo en ese momento, Maguiña cuenta que “la evolución del paciente fue mala, persistió febril, con dificultad respiratoria progresiva, las diarreas persistieron, presentó ileo paralítico y anuria [problemas intestinales y de liberación de orina], falleciendo el 29 de mayo de 1983”.

¿Cuál fue la reacción en el país y en la comunidad médica?

La falta de información sobre el sida y los prejuicios respecto a la población gay, los principales afectados en ese momento, hicieron que se generara una corriente de opinión alarmista, e incluso los profesionales de la salud se negaban a atender a los pacientes, que para 1986 en Perú ya se contaban 18 casos y, a nivel mundial, más de 57 mil, según cifras de

“La reacción en los médicos al plantearse esta posibilidad [de que el VIH había llegado al Perú] fue de lo más diversa. Desde la incredulidad hasta la aceptación”, contó Patrucco sobre la identificación del primer caso.

Cuando los pacientes comenzaron a llegar a los centros de salud y eran derivados principalmente al Hospital Cayetano Heredia, “se generó una gran discusión de cómo evitar la transmisión y contagio, existía mucho miedo del personal de salud, alumnos y familiares a ser contagiado por estos pacientes […] En dicho lugar los trabajadores usaban máscaras, guantes, se aislaban y quemaban las sábanas de los pacientes, etc. Guardando las distancias parecíamos volver a la época del trato a los enfermos de la Peste (mal llamado “apestados”) de la edad media. […] Felizmente con el correr del tiempo, las aguas se calmaron y aquietaron, los sufridos pacientes y sus familiares con sida fueron aceptados”.

Con los años, los médicos entendieron los mecanismos que hacían tan fuerte al VIH. (Foto: Pixabay)
Con los años, los médicos entendieron los mecanismos que hacían tan fuerte al VIH. (Foto: Pixabay)

Pero también fue la prensa de entonces la que ayudó a generar una alarma social, que hizo que el Estado respondiera a la situación con una serie de medidas poco articuladas, e incluso se hacían “redadas” contra poblaciones que en ese momento se consideraba de riesgo, incluso cuando los médicos ya en esos años afirmaban que el sida no solo afectaba a la población homosexual, concluye Lan Ninamango.

“Este proceso se dio a relucir en un momento en que el panorama de la sociedad peruana se encontraba en crisis por muchos aspectos y la llegada del VIH/Sida fue visto como un elemento más de un panorama sombrío”, afirma.

¿Cuál es la situación actual?

Desde que la epidemia comenzó en los años 80, se han presentado importantes avances principalmente en tratamiento antirretroviral, que en este momento hace posible que las personas que viven con VIH puedan llevar una vida prácticamente normal. Actualmente, 37,9 millones de personas viven con VIH, de acuerdo con

“Un paciente con VIH en tratamiento efectivo, sin síntomas, con niveles normales de CD4 [glóbulos blancos que combaten infecciones], tiene una expectativa de vida igual que alguien que no tenga VIH”, explica Maguiña a este Diario.

Es importante realizarse pruebas de VIH, según recomienda ONUsida. (Foto: Jody AMIET / AFP)
Es importante realizarse pruebas de VIH, según recomienda ONUsida. (Foto: Jody AMIET / AFP)

“El gran avance es que es una enfermedad crónica, que se puede tratar como la diabetes o la hipertensión, y por eso es importante la adherencia al tratamiento”, agrega.

En el Perú, se calcula que más 70 mil personas viven con VIH, 50 mil de ellas reciben tratamiento gratuito proporcionado por el Ministerio de Salud y, por tanto, 20 mil no saben que tienen esta condición, por lo cual es clave que las personas se realicen un test de descarte cada tres meses.

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter: