Redacción EC


En 1983, TV Pública de Argentina estrenó “Señorita Maestra”, la versión televisiva original que inspiró a "”, la telenovela mexicana que narraba la historia de la maestra Jimena y sus alumnos de la “Escuela Mundial”.

“Señorita Maestra” era protagonizada por la actriz Cristina Lemercier, Jacinta Pichimahuida en la ficción, y contaba la historia de un grupo de niños de sexto grado de la Escuela Nacional de Buenos Aires que adoraba a su buena y paciente profesora.

El programa argentino fue un éxito en su país y lanzó al estrellato a Lemercier, que hasta ese momento había hecho algunos trabajos en televisión pero sin la transcendencia de “Señorita Maestra”.

En 1985, “Señorita Maestra” llegó a su fin. Sin embargo, Cristina Lemercier, siguió protagonizando producciones argentinas y conduciendo otras como “Dulce de leche” (1989) “Boomerang” (1990) “Cristina y sus amigos” (1991) “La hora de los pibes” (1992) “A los que me quieren” (1996).

Para este último año, Lemercier parecía tenerlo todo. Éxito en la TV, una familia y el cariño del público. Sin embargo, un episodio ocurrido en su casa, hasta ahora difícil de explicar, terminó por acabar con su vida el 27 de diciembre de 1996. La actriz tenía 45 años.

Según detallaron varios medios de comunicación argentinos, el 22 de diciembre de 1996, Cristina Lemercier mantuvo una fuerte discusión con su esposo Raúl Ortega, de quien estaba separada desde 1991. Esta era una de las muchas discusiones a las que sus tres hijos Pablo, Paula y Julia, que dormían en su habitación, estaban acostumbrados a escuchar.

De los testimonios que se recogieron de esta pelea entre Cristina y Raúl, se destaca el grito de este último:

“¡Cristina, dejá ese revólver!”. A pesar de ello, el final de la actriz y conductora parecía estar consumado debido al ingreso de una bala en su sien.

Lemercier fue llevada de inmediato al Sanatorio General Sarmiento de Buenos Aires. Los médicos la operaron pero la bala no pudo ser extraída. Cinco días después, falleció producto de un paro cardiorrespiratorio.

“El fallecimiento de la paciente se produjo por un paro cardiorrespiratorio. La muerte cerebral ya se había producido hace días”, se leía en el parte que leyó el médico tratante de Lemercier a los periodistas que cubrían la noticia por esos días.

MISTERIO SIN RESOLVER

La forma nada clara en que murió Lemercier originó una serie de especulaciones alrededor. La familia sostuvo que fue un accidente pero la policía habló de un posible homicidio y detuvo a Raúl Ortega. Sin embargo, este fue liberado al poco tiempo.

Según relató el exmarido de Lemercier, la actriz sufría de una fuerte depresión desde hace algunas años. Situación que se habría agudizado por la reciente muerte de su cuñado Luis Ortega en un accidente de auto.

Sobre la noche del accidente, Raúl Ortega contó que Cristina estuvo muy nerviosa. Aunque no dijo cuál fue la razón por la que discutió con ella, este reveló que ella tomó el revólver que guardaba en su casa y que amenazó en más de una ocasión con quitarse la vida. Según su testimonio, la actriz disparó tres veces, pensando que el arma no estaba cargada. El tercer disparó fue el que terminó con su vida para siempre.

¿Suicidio, homicidio o accidente? Las investigaciones concluyeron que fue lo tercero. Así como la familia de Cristina, que a través de una carta de su hijo mayor al diario Crónica dijo:

“Fue un accidente trágico lo ocurrido; anoche en Navidad entregué y recibí los regalitos que había comprado mi madre para mí y para mis hijitos. Ella ama la vida como nos ama a nosotros y a sus nietitos. Esto es simplemente lo ocurrido. La única y verdadera historia”.

Esas fiestas de Navidad fueron atípicas en Argentina. La “maestra más querida de la TV” se había ido y de la peor manera.

PUEDE INTERESARTE