Nostalgia. “Es la tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida”, dice la RAE. Lo experimentan los amantes del fútbol, tal vez, cuando se acordaron de la derrota del equipo de sus amores en alguna final o, quién sabe, también cuando traen a la memoria el día de la clasificación de su selección a un Mundial. De esas historias, hay muchas que hemos sabido, gracias a Facebook.

MIRA: Lucas Vázquez: “Sería bueno para la sociedad recuperar la felicidad que aporta el fútbol"

Pero los fanáticos de este deporte, entre otras cosas, también evocan con emoción los chimpunes, botines o zapatos de fútbol que estaban de moda hace algunos años, precisamente, afinales de los 90 y principios del nuevo milenio. Ya sea por el color, diseño, o simplemente, porque los usaba su jugador favorito, estos elementos causaban gran admiración en los aficionados.

Y a partir de esa atracción, entonces, se generaba el deseo. El deseo de tener puestas esas armas que acompañan siempre a los futbolistas. Claro, muchas veces con la inocente ilusión de pensar que esos botines te iban a ayudar, de alguna forma, a ser más rápido, o te imagines, que sean lo suficientemente cómodos como para dar un buen pase o definir. Como fuere, podía ser, para muchos, el regalo perfecto.

Así, en el camino fuimos viendo cómo Zinedine Zidane lucía los elegantes chimpunes Predator Mania, de adidas, o el brasileño Ronaldo drible a los rivales y remate al arco con los ligeros y brillantes botines Mercurial Vapor II, de Nike. ¿Quiéres saber qué otros modelos causaban sensación por esas épocas? No te pierdas esta fotogalería, en su parte I.

MÁS EN DT...

NO DEJES DE VER