cumplió con su trabajo. Derrotó al por 3-0 en el Santiago Bernabéu. Parecía que el marcador quedaría en blanco debido a la férrea marca de los visitantes. Sin embargo, Karim Benzema se encargó de darle vida al compromiso.

El delantero francés estuvo oportuno dentro del área. Aprevechó un rebote otorgado por el arquero de Villarreal CF y mandó a guardar el balón por intermedio de un golpe de cabeza. 

Nuevamente, el partido había caído en un bache. Se hizo de ida y vuelta. Trabado, pero la hegemonía del Real Madrid todavía se hacía presente. La desesperación de Cristiano Ronaldo se notaba. No gritar una conquista lo angustiaba.

El público presente también se encontraba inmerso en un miedo que colindaba con la desesperación, ya que el resultado podía terminar en empate por las aproximaciones de Villarreal CF.

Todo se terminó por sentenciar cuando el volante brasileño Lucas Vásquez estiró el resultado gracias a un potente disparo raso que se coló en el primer palo del canserbero Alphonse Areola. Y, la felicidad llegó a las gradas con la goleada sellada por Luka Modric.

Esta victoria permitió que el Real Madrid siga respirando la nuca del Barcelona con un punto menos en la Liga BBA. En la próxima jornada, los dirigidos por Zinedine Zidane medirán fuerzas ante Rayo Vallecano.

LEE MÁS SOBRE...