Juan Carlos Bazalar (52 años) asumió el reto de ascender por cuarta vez a la Primera División, ahora con Credicoop San Román en la Copa Perú. (Foto: GEC).
Juan Carlos Bazalar (52 años) asumió el reto de ascender por cuarta vez a la Primera División, ahora con Credicoop San Román en la Copa Perú. (Foto: GEC).
Guillermo Oshiro Uchima

El de Juan Carlos Bazalar (Lima, 23 de febrero de 1968) puede ser el drama del Sísifo moderno, un hombre condenado a llevar una enorme roca a la cima de una montaña para luego verla caer y tener que repetir el mismo rito cuesta arriba una y otra vez. El hoy técnico del club deportivo Credicoop San Román de la Copa Perú encarna bien a ese personaje de la mitología griega. El último jueves confirmaba que volvía a dar positivo por COVID-19. Su piedra ha vuelto a caer.

MIRA: Selección peruana: Un movido mercado de pases para la “blanquirroja”

“En estos momentos, nos encontramos aislados y listos para empezar los 14 días como indica el protocolo. Lleno de fe y esperanza una vez más me toca salir adelante. Estoy seguro de que así será con la bendición de Dios. Sí se puede”, escribió el exfutbolista en su cuenta de Twitter dos semanas atrás, previo a su aislamiento social obligatorio en Juliaca.

En una vida llena de vicisitudes, Juanca siempre fue el vencedor. Con una fe inquebrantable y una inagotable perseverancia, nunca se ha dejado superar por los obstáculos que se le cruzaron en el camino.

Los primeros pasos en el fútbol los dio en Universitario, con el que fue campeón cuatro veces y jugó varias Copa Libertadores. (Foto: Conmebol).
Los primeros pasos en el fútbol los dio en Universitario, con el que fue campeón cuatro veces y jugó varias Copa Libertadores. (Foto: Conmebol).

LESIONES Y CLAE

En su inicio prometedor con Universitario (1987-1994), luego de recolectar tres de los cuatro títulos con los cremas (87, 90, 92 y 93), Bazalar sufrió el primer gran problema de su carrera: una lesión en el quinto metatarsiano del pie izquierdo detuvo su ascenso durante casi un año. En la temporada siguiente arrancó muy bien, pero una tifoidea le impidió formar parte de la selección de Vladimir Popovic que debía afrontar las Eliminatorias para Estados Unidos 94. “No lo podía creer. No podía tener tanta mala suerte”, comentó tiempo después.

MIRA: Jack Durán: “De la selección se contactaron conmigo. Voy a seguir trabajando en lo que me han pedido”

Sin recuperarse de la enfermedad, otra malísima noticia golpeó su puerta: había sido estafado por CLAE, una entidad que ofrecía hasta el 100% de intereses por el dinero depositado. “Fueron momentos terribles porque perdí una cantidad muy fuerte y mis hijos estaban muy chicos. Yo creía en CLAE y depositaba lo que ahorraba periódicamente”, contó Bazalar hace unos años al periodista Daniel Peredo.

Superada la tifoidea y la crisis por CLAE, Juanca volvió a pisar el terreno de juego con el infortunio de recaer por su lesión en el pie izquierdo. La ‘U’ no le renovó el contrato y buscó otros rumbos. Primero en Ciclista Lima (95) y luego en Sport Boys (96). Ello le permitió ser parte de la selección que afrontó el proceso para Francia 98 y también dar el salto al otro grande: firmó con Alianza Lima para las temporadas 97 y 98.

Juanca fue parte del histórico plantel de Alianza Lima que en 1997 logró detener la mala racha de 18 años sin títulos. (Foto: Revista Once).
Juanca fue parte del histórico plantel de Alianza Lima que en 1997 logró detener la mala racha de 18 años sin títulos. (Foto: Revista Once).

PÉRDIDA IRREPARABLE

Cuando estaba en buen nivel en Alianza y Juan Carlos Oblitas le informaba que sería titular frente a Ecuador en el proceso rumbo a Francia 98, su hijo partía al cielo el mismo 2 de abril que Perú perdía 1-0 en el Estadio Nacional sin Bazalar en la cancha. Juan Carlitos había nacido con muchas complicaciones y solo estuvo 28 días con su familia.

MIRA: Las incógnitas de la Liga 1

Ese mismo 97, Juanca fue una de las figuras del histórico campeón blanquiazul que terminó con 18 años de sequía. Ese título se lo dedicó a su hijo fallecido.

Una temporada en el Veria de Grecia lo ayudó económicamente para después volver al país para defender a Melgar (2000), nuevamente Alianza (2001-2002) con el que celebró otro campeonato. De ahí llegarían sus seis años maravillosos con Cienciano, coronados por la conquista de la Copa Sudamericana (2003) y la Recopa (2004). Al año siguiente, llegaría una alegría más con su único trofeo con la selección: la Copa Kirin 2005 en Japón. Su retiro como futbolista fue con Sport Áncash en el 2009, pero la temporada anterior fue testigo presencial del debut profesional de su hijo Alonso con ambos en la cancha en la victoria 3-2 frente al Juan Aurich.

Con Cienciano consiguió la Copa Sudamericana en el 2003 y la Recopa en el 2004. (Foto: GEC).
Con Cienciano consiguió la Copa Sudamericana en el 2003 y la Recopa en el 2004. (Foto: GEC).

ENFERMEDAD

En su primera gran experiencia como técnico, Bazalar logró el título de Segunda División con Pacífico FC en el 2012 y el ascenso a Primera, donde dirigió algunos partidos. Luego trabajó en Atlético Torino (2014) y en abril del 2015 anunció que padecía cáncer de estómago. La batalla por ganar este nuevo partido fue durísima. “Papá, saldremos de esta con la ayuda de nuestro ángel en el cielo: Juanquita. Te quiero mucho, viejo”, fue el mensaje de aliento de su hijo Alonso.

Sin un seguro oncológico, su delicado estado de salud movilizó al fútbol peruano. El apoyo llegó. Fue afiliado al Sistema Integral de Salud y operado con éxito en el Neoplásicas. “El cáncer no me va a limitar, quiero dirigir”, aseguró Juanca.

ASCENSOS Y COVID-19

Luchador como pocos, Bazalar recibió el encargo de conducir a Molinos El Pirata FC con la campaña ya empezada de la Copa Perú 2018. Su gran capacidad convirtió en campeón al equipo lambayecano. Una temporada después, repitió el plato con Carlos Stein para sellar el tercer ascenso de su carrera a la máxima división.

Con Pirata FC consiguió el primero de los dos títulos que tiene en Copa Perú. (Foto: Francisco Neyra/GEC).
Con Pirata FC consiguió el primero de los dos títulos que tiene en Copa Perú. (Foto: Francisco Neyra/GEC).

Este 2020, su nuevo reto en el fútbol macho se llama club deportivo Credicoop San Román de Juliaca. Pero ahora es el COVID-19 el que nuevamente vuelve a ponerlo a prueba. Recuperarse y llegar otra vez a la cima no será un problema para Juan Carlos Bazalar, el hombre que jamás fue vencido por las adversidades.

MÁS EN DT...

VIDEO RECOMENDADO

Liga 1: se aprobó el reinicio del torneo y tendrá a Lima como sede única | VIDEO

NO DEJES DE VER


No te pierdas