Natalia Málaga a DT: "Este equipo no tiene corazón"
Natalia Málaga a DT: "Este equipo no tiene corazón"
Redacción EC

clasificó al Mundial Sub 20, pero no festeja. La entrenadora de la selección pensaba que el cupo se lograría de otra manera. Claro, esta misma generación le ganó a Brasil cuando eran Sub 18 y ahora perdió fácil, por 1-3. Está furiosa y se nota. En la cara, en los gestos, en las frases. Se le pide un balance del y lo que entrega es una crítica feroz.

Acabó el torneo. ¿Cómo evalúas el desempeño del equipo?
Malísimo. Yo no entreno para eso, me da vergüenza. Me hace pensar que no sé si no soy la persona más apta o capaz de poderles seguir enseñando más. O soy menos de lo que ellas captan o son ellas las que no entienden. Es una confusión.

Se venía con un objetivo: campeonar y clasificar.
Hemos venido de más a menos. El equipo cada vez se ha ido cayendo más. No voy a meter pretextos ni justificaciones, porque en todos los países del mundo se juegan los campeonatos que se te presentan sean o no de tu categoría. Cuando uno tiene que jugar, tiene que jugar. Obviamente hay desgaste físico, mental y todo. Pero la motivación propia es de uno. Yo no sé quién les está haciendo daño, si soy yo o el entorno, pero tengan mucho cuidado ustedes que se quedan disfrutando porque yo no disfruto. Este equipo no tiene corazón, no tiene sangre, no tiene personalidad. Olvídate lo que entrenan, porque uno entrena una cosa y en el partido es otra. ¿Qué es esto? A mí me da vergüenza.

¿Todos los campeonatos a los que las han metido antes puede haber afectado el rendimiento? Jugaron muchos partidos.
Es lo que me manda la federación, no hay otro equipo. ¿Qué hago?  Yo ya estoy harta, cansada de estar asumiendo mayor, juvenil y cualquier copa universitaria que se nos presente. Eso cansa, desgasta, ellas mismas se desgastan también. Pero con jugadoras con esta mentalidad, no de edad, que es muy distinto, no se puede. No tienen actitud.

Las lagunas y esos bajones en el rendimiento durante el partido siguen existiendo.
Esas lagunas son otras cosas, eso no se entrena. La personalidad no se entrena y no me lo echen a mí, eso no es la culpa mía, ni de la federación, ni de nadie. Eso es de ellas y del equipo rival que busca que ellas caigan en eso. Cuando todo va bien, qué bonito, lo fácil. Cuando te cuesta, ahí, pues, es donde se tiene que ver.