Chavimochic III está paralizado desde 2016. (Foto: Archivo El Comercio)
Chavimochic III está paralizado desde 2016. (Foto: Archivo El Comercio)
Junior Miani

El lunes al mediodía venció el plazo establecido por la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI) para la lectura del laudo arbitral del proyecto Chavimochic III. Sin embargo, el documento no se leyó.

Tanto el consorcio Chavimochic, concesionario del proyecto que está integrado por Novonor (antes Odebrecht) y Aenza (antes Graña y Montero), como el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri) solicitaron que se amplíe el plazo previo a la lectura de la sentencia por última vez. En ese período de 60 días hábiles adicionales, ambos esperan culminar las negociaciones para firmar la adenda al contrato de concesión que permita retomar las obras del proyecto.

ENCUENTRA EN ECONOMÍA | Julio Velarde: “La inversión privada este año es 15% mayor en términos reales de lo que fue en el 2019″

Ambas partes mostraron cautela sobre la decisión del CNUDMI, que puede aceptar el pedido o puede desestimarlo y leer el laudo arbitral. Si se da el segundo escenario, el tribunal podría sentenciar que se resuelva el contrato de concesión, por lo que el proyecto Chavimochic III, paralizado desde diciembre del 2016, tendría que volver a licitarse. La demanda del consorcio asciende a US$118 millones.

El Consorcio Chavimochic solicitó el arbitraje en marzo del 2017, aduciendo presuntos incumplimientos económicos del Estado Peruano al contrato de concesión del proyecto. El proceso se dilató hasta abril de este año, cuando ambas partes retomaron conversaciones para que el concesionario pueda reiniciar las obras. La principal diferencia entre ambos era sobre la posición del consorcio ante el arbitraje: mientras el Midagri pedía el desistimiento total, el concesionario optaba por reducir sus pretensiones.

En abril y en julio de este año ambas partes solicitaron al CNUDMI que no leyera el laudo arbitral para continuar las negociaciones y llegar a una adenda que permita que el consorcio retome las obras. Sin embargo, aunque los diálogos estaban avanzados no se llegó a un acuerdo ad portas del plazo máximo que esperaría el tribunal, el 9 de setiembre pasado.

MIRA | Chavimochic III: tribunal no acepta ampliación para la firma de la adenda del proyecto

En aquella ocasión los dos participantes pidieron un nuevo plazo máximo de 120 días, pero la semana pasada el organismo arbitral . Aún no se conoce el veredicto final del tribunal.

Silencio

El Midagri, a través de un comunicado, exhortó al concesionario a dejar de lado sus pretensiones económicas del arbitraje para poder cerrar la adenda y que este retome los trabajos de la presa Palo Redondo.

El Comercio le consultó a la cartera cuál era la diferencia económica entre el pedido del Midagri y lo solicitado por el consorcio, pero hasta el cierre de esta edición no obtuvo respuesta. También se buscó la versión del concesionario, pero este decidió no pronunciarse.

LEE TAMBIÉN | ¿Qué subsidios pagará el Estado el octubre?

La presa tiene un avance del 70% y es la única etapa del proyecto que el Consorcio Chavimochic llegó a construir. La inversión total del proyecto asciende a US$750 millones.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más