La academia y la industria nacional, trabajando unidas, pueden aportar soluciones para combatir la falta de oxígeno en las olas de COVID-19. (Foto: Britanie Arroyo/GEC)
La academia y la industria nacional, trabajando unidas, pueden aportar soluciones para combatir la falta de oxígeno en las olas de COVID-19. (Foto: Britanie Arroyo/GEC)
Juan Saldarriaga