La confianza empresarial en agosto repuntó y con ello la renovación de flota para continuar con sus operaciones. (Foto: USI)
La confianza empresarial en agosto repuntó y con ello la renovación de flota para continuar con sus operaciones. (Foto: USI)
Leslie Salas Oblitas

Poco a poco, el sector automotor va retomando la ruta hacia su recuperación. La Asociación Automotriz del Perú (AAP) reporta que en agosto se inmatricularon 12.396 unidades de vehículos livianos y pesados, 8,6% menos respecto al mismo mes del 2019 y 39,9% en el acumulado.

Solo en el segmento de livianos -que es el grueso de esta industria- se colocaron en el mes de Santa Rosa de Lima 10.766 sedanes, camionetas, SUV, station wagon, pick up y furgonetas, entre los principales. Estos tres últimos, incluso, mostraron un incremento en las ventas de 0,7%, 50% y 13,3%, respectivamente, en comparación a agosto del año pasado.

“El crecimiento específico de las pick up y furgonetas es un claro indicador de que las empresas se están reactivando y nos da luces de lo que puede estar pasando en la inversión privada”, comenta Alberto Morisaki, gerente de Estudios Económicos de la AAP.

Recordó que la confianza empresarial en agosto ha repuntado y con ello la renovación de flota para continuar con sus operaciones, especialmente por parte de la minería y los servicio de delivery.

Este tipo de vehículos mostró desde julio un mejor comportamiento (1.985 unidades vendidas) y continúa nadando a contracorriente, ahora con 2.118 unidades está muy cerca de llegar a las ventas de enero, que fue el mejor mes prepandemia, al igual que las SUV.

ACUMULADO LIVIANOS

Los autos livianos en el acumulado a agosto 2020 llevan 59.797 unidades vendidas, un 39,7% menos en cuanto a similar periodo del pasado ejercicio, pero la brecha se sigue acortando, ya que hasta julio la caída era más negativa (-44%).

“Dentro de los tres escenarios que había planteado la asociación estamos alineados, según los resultados, con el más optimista que apunta a cerrar el año con una reducción de entre 25% y 30%, aproximadamente”, precisa el economista.

Así, indica que para los siguientes meses la expectativa es que la caída siga atenuándose, pese al ruido político que, aunque complica, no cambiará las cosas. “Incertidumbres políticas siempre hemos tenido, esto no es algo nuevo y no ha impedido en temporadas pasadas tener buenos indicadores; aunque de no ocurrir tendríamos mejores resultados”, asevera.

VEHÍCULOS PESADOS

Por el lado de pesados, (camiones, tractocamiones, ómnibus y minibús) se registraron 1.630 unidades en agosto, 160 más que en julio y 37,5% por encima de lo obtenido el mismo mes del 2019.

Este mejor comportamiento responde, exclusivamente, a la mayor demanda de camiones y tractocamiones que muestra un incremento de 60,4% en su conjunto, sobre la base de la data de la AAP.

Mientras que, la línea de minibús y omnibús dio un paso hacia atrás en agosto versus julio; y solo en agosto con relación al mismo mes del año pasado cayó 35,5%. Para Alberto Morisaki este todavía tendrá una recuperación lenta, en vista de que el transporte público e interprovincial aún siguen rezagados.

En el acumulado a agosto, se vendieron 6.632 unidades, todavía 41,3% menos que en similar periodo del 2019 (11.300 unidades). Cabe destacar, que el 2019 esta división también cerró en negativo.

TAGS RELACIONADOS