Cristina Fernández defiende aumentos de gas y agua por Facebook
Cristina Fernández defiende aumentos de gas y agua por Facebook
Redacción EC

Argentina está negociando los últimos detalles para recibir un crédito de US$ 1.000 millones del banco de inversión Goldman Sachs, dijo el domingo el diario oficialista Página/12, en lo que sería el primer préstamo internacional importante tras un default hace más de una década.

El Gobierno de la presidenta necesita divisas para evitar una mayor devaluación del peso.

Página/12 dijo que el crédito de Goldman Sachs, que sería anunciado en los próximos días, tendrá una tasa de interés de un 6,5% anual, con un plazo de dos años.

Recientemente, el gobierno habría recibido ofertas de financiamiento de otros bancos internacionales a tasas accesibles. "En las últimas semanas, (...) diversas entidades financieras han presentado propuestas para acceder a financiamiento externo a plazos y tasas de interés alineadas con las ofrecidas a otros países de la región", señaló el ministro de Economía del país.

En la nota, el Gobierno también ratificó sus planes de no emitir deuda en moneda extranjera.
Los dólares escasean en el país sudamericano debido a una fuga de capitales, la debilidad de sus exportaciones por un tipo de cambio artificialmente elevado y una menor competitividad por una alta inflación.

Argentina ha intentado controlar la salida de dólares, pues no tiene acceso al mercado internacional de capitales desde su gigantesco incumplimiento de deuda en el 2002.

Las reservas en dólares de Argentina han caído alrededor de un 30% durante el último año, cuando el Banco Central intervino casi diariamente en el mercado de divisas para tratar de evitar una devaluación que se produjo a comienzos del 2014.

"Otro objetivo del Gobierno para cerrar el crédito con Goldman Sachs es demostrar a los actores económicos locales y del exterior que la estrategia emprendida hace seis meses de disipar tensiones en el frente externo va dando resultados", dijo Página/12.

En los últimos meses el Gobierno de Fernández cambió de estrategia para mejorar su imagen ante entidades financieras internacionales, a las que antes criticaba por considerarlas responsables por la crisis económica del 2001-2002 que llevó a la mayor cesación de pagos en la historia de Argentina.

Tras la fuerte devaluación registrada en enero del 2014, la cotización del peso argentino actualmente ronda los 8 pesos por dólar.