En el caso peruano, si se realiza una compra por debajo de los US$ 200, no se cobrará impuesto. (Foto: AFP)
En el caso peruano, si se realiza una compra por debajo de los US$ 200, no se cobrará impuesto. (Foto: AFP)
Redacción EC

Aún no comienzan a formarse las filas en las tiendas, pero en Estados Unidos las empresas ya se están alistando para lo que será la próxima edición del el 29 de noviembre. Este evento no será ajeno en Perú, donde las compras se podrán realizar tanto de forma online como presencial.

A comparación de países como Chile, Ecuador o México –en donde se registra una demanda por productos textiles– el foco del consumidor peruano se centra en la industria tecnológica, informa Raimundo Martínez, vocero de Eshopex, tienda conectada con los servidores de Amazon, eBay, y otras tiendas en Estados Unidos.

“El mercado peruano es distinto a otro mercado, dado que tiene una industria textil muy buena”, subraya.

En el conjunto de productos que conforman el sector tecnológico, los peruanos optan por comprar artículos relacionados a computación, gadgets, cámaras especiales para filmación y otros de seguridad, precisa Martínez.

Así el panorama, el Black Friday es uno de los eventos de compra en donde se espera que las ventas por e-commerce se incrementen entre un 50% o 60%, proyecta el ejecutivo de Eshopex.

Asimismo, resalta, se ofrecerán descuentos que oscilan entre el 50% y el 80%. Particularmente, en el caso peruano, si se realiza una compra por debajo de los US$ 200, no se cobrará impuesto.

“Un producto [valorizado en] US$ 100, puede costar –entre traerlo y entregártelo en tu casa– US$ 10 más; es como comprarlo localmente, pero a mitad de precio”, explica Martínez.

El nuevo consumidor

Ante una meta de crecimiento de ventas que se muestra ambiciosa, el especialista destacó que, en los últimos tres años, el perfil del consumidor peruano que realiza compras por Internet ha presentado variaciones.

A diferencia de ese periodo –cuando el comprador tenía en promedio 30 años y contaba con un ingreso calificado como medio-alto–, hoy en día la demanda de productos se ha trasladado hacia los jóvenes de 24 años y esta no depende, en gran proporción, de la variable económica.

Ello teniendo en cuenta, además, el impulso que ha generado el acceso a una gama de celulares que permiten la conexión a Internet, de modo que se pueda ingresar a sitios de venta online y realizar, incluso, contrastes entre los precios que se ofrecen en distintas páginas.

Finalmente, el ejecutivo resaltó que las compras por Internet se han mantenido en Perú a comparación de otros países, donde estas han disminuido impactadas por la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

SUGERENCIAS PARA ADQUIRIR PRODUCTOS

1. Realizar compras desde un equipo protegido: por seguridad, compre desde una computadora o tablet que cuente con un antivirus instalado y actualizado.

Recuerde que, cuando realiza compras, comparte información personal que podría terminar en manos de hackers.

“Además, debe cerciorarse de que la página que utilice tenga el candado verde al lado izquierdo de la dirección HTTPS. En caso de no tenerlo, podría tratarse de una página que busca robar sus datos”, se recomendó desde La Positiva Seguros.

2. Revise los movimientos de su tarjeta: recuerde que, además de los estados de cuenta que recibe mensualmente, puede monitorear con frecuencia las compras y pagos hechos a través de la web de su banco o app disponible.

Esta revisión constante le permitirá detectar movimientos extraños y así bloquear rápidamente su tarjeta.

3. No abra correos de dudosa procedencia: una de las formas más comunes de ciberataque es el phishing o robo de identidad. Los hackers suelen enviar correos electrónicos falsos con ofertas y promociones de servicios o productos.

Por ello, no abra links que reciba por correo ni proporcione información mediante estos canales, ya que eso podría ser aprovechado por los delincuentes.

4. Adquiera un seguro de protección de tarjetas: para contar con una protección adicional, se recomienda contratar ese tipo de seguros.

El seguro de Protección de Tarjetas tiene coberturas ante phishing, compras fraudulentas vía Internet, robo en cajeros automáticos y utilización forzada de su tarjeta en caso de secuestro.