Tecnología: ¿Qué es el Blockchain y cómo beneficia a la banca?
Tecnología: ¿Qué es el Blockchain y cómo beneficia a la banca?
Marcela Mendoza Riofrío

Criptomonedas, hackers, ‘bitcoins’, ‘file transfers’, economía compartida y una revolución para democratizar la banca. Así se podrían resumir los conceptos envueltos en un término hasta cierto punto polémico y poco entendido: el Blockchain. La palabra ya suena entre los pasillos no solo de los principales grupos bancarios del mundo, sino también entre los actores locales. Sin embargo, nuestro entorno empresarial todavía no termina de descubrir sus bondades.

¿De qué cosa estamos hablando exactamente? Traducir la palabra –cadena de bloques– no ayuda mucho a entender el concepto. Y revisar la Wikipedia tampoco. Lo mejor es usar el ejemplo de la manzana, tal como hace Martín Hagelstrom, jefe regional de Blockchain en IBM.

Imaginemos por un momento que queremos vender una manzana en el mundo real. Dos personas se encuentran: una entrega la manzana y la otra recibe un pago. Las dos ven que la fruta pasa de una mano a otra. No necesitas un juez u observador para garantizar nada.

El problema surge cuando la manzana pasa a ser digital. Entonces esa fruta es representada por números en una computadora, los cuales son registrados por un tercero para evitar fraudes. Mi manzana virtual, convertida en códigos, podría ser copiada indiscriminadamente y vendida varias veces sin mi permiso. Para evitar eso, el banco registra un número particular cada vez que se mueve mi manzana y me lo notifica.

¿Cómo entra el Blockchain en esta historia? Resulta que el sistema financiero está lleno de millones de registros y verificaciones de transferencias por cada manzana que se vende. Y eso es caro y engorroso. El Blockchain es un sistema abierto y transparente que permite comprobar las transacciones de forma casi instantánea sin necesidad de un garante, lo cual reduce mucho los costos operacionales, aclara Alex Le Bienvenu, gerente de servidores de Microsoft Perú.

La magia matemática de esta radica en que se crea un número extremadamente largo, el cual permite garantizar la transacción sin necesitar un tercero, agrega Brian Subirana, director del MIT Auto-ID Laboratory. “Es como un dado lanzado al azar que tiene tantos lados que el número que te toque a ti no le tocará a nadie más”, resalta.

LA REVUELTA

Esta tecnología es relativamente nueva, pero ya tiene defensores y detractores, sobre todo por el aura de misterio que envolvió su nacimiento entre hackers y amantes del código abierto de Stalman (el principal opositor del modelo comercial de Bill Gates), allá por el 2009. Alex Tapscott, su propulsor desde el Northwest Passage Ventures, dice que esto cambiará el mundo, porque es un medio digital de intercambio de bienes de alta seguridad que no necesita de los bancos.

La verdad es que apenas cinco años después son los mismos bancos los que invierten millones en implementar esta tecnología para eliminar ineficiencias. De hecho, según PwC, hay 13 compañías de Blockchain  que han atraído más de US$365 millones de inversión. Y tres de los mayores consorcios financieros, que agrupan 45 instituciones en el mundo, ya usan Blockchain para diferentes soluciones en el mercado, añade Burak Yetiskin, jefe de Accenture en África, Europa y América Latina. “Aun cuando se creó como una alternativa al sistema tradicional, las financieras vieron un valor competitivo y la usan para sus propias operaciones”, aclara.

Sin ir muy lejos, en Brasil el Banco Itaú, líder de la región, ya usa esta probando la tecnología y hay otros tres bancos más en la región estudiando proyectos con IBM. En el Perú, el tema ya se encuentra en evaluación. Y para implementarlo existe variedad de proveedores, pues es algo que añade eficiencia a todo tipo de negocio donde haya miles de transacciones por verificar.

Un ejemplo claro de uso está en la logística, tal como nos lo mostró Subirana a fines del año pasado en Expogestión XXI. En el MIT, relató, se ha diseñado para GS1 un código para marcar la trazabilidad de todo el proceso productivo. Y así como ese caso, hay muchos más. Se puede aplicar tanto para trámites internos de una organización (contratos, libros contables, etc.) como para trámites externos entre actores de un mismo o diferentes sectores. Ahí donde haya complejidad, trae simplicidad a menor costo. Y por eso es ahora tan famoso.

TAGS RELACIONADOS