Hay pocas gerentas, ¿será que pocas mujeres postulan al cargo?
Hay pocas gerentas, ¿será que pocas mujeres postulan al cargo?

Aunque en los últimos años las mujeres hemos ocupado cargos cada vez más importantes dentro de la sociedad, todavía la cuota de dentro de las organizaciones sigue siendo injustificablemente baja.

De acuerdo con un estudio elaborado por (GPTW), la fuerza laboral femenina en el Perú está subrepresentada en las distintas jerarquías de las organizaciones, frente a su participación en el total de la población.

Pese a que esta es una realidad que se presenta en otros países, en el Perú esto se acentúa en las empresas de capitales nacionales. 

Es así como, según GPTW, en el 88% de las la participación de las mujeres sobre el total de ejecutivos y miembros de la alta dirección es baja. Mientras tanto, en el 59% de las transnacionales se puede ver esta misma problemática.

No obstante, el porcentaje de empresas peruanas con una alta participación de ejecutivas en estas posiciones es mayor que en las compañías de capitales foráneos.

 
EL TECHO DE CRISTAL

Para el Perú, GPTW identificó dos factores que conllevan a que las mujeres enfrenten la limitante de un ‘techo de cristal’ a lo largo de su carrera profesional.

Lo primero es una cultura organizacional que tiende a considerar que los hombres que ejercen puestos claves en una organización solo pueden ser reemplazados por otros hombres, lo cual le cierra posibilidades a cualquier mujer.  
 
Por otro lado, está la necesidad de las mujeres con hijos de encargarse de ellos, motivo por el cual necesitan mayor flexibilidad en cuanto a sus horarios. 

Comparando estas variables con los resultados de su medición “Las Mejores Empresas para Trabajar en el Perú 2014”, la consultora encontró que, si bien en todas las firmas existe la satisfacción de los trabajadores frente al trato que reciben en temas de y flexibilidad laboral, en las compañías con el mejor hay un nivel de satisfacción más alto que en el resto.

¿Cómo romper el cristal? Según GPTW, un camino sería poner cuotas de género para las empresas, pero aún no queda en claro cuál sería el impacto en la productividad.

“Otro factor clave son las propias prácticas de las empresas que, al más alto nivel, se trazan el objetivo de tener una composición paritaria. Además está el ingreso de las mujeres por un factor generacional. Allí existe una oportunidad y un desafío para que estas mujeres tengan las mismas oportunidades que sus pares hombres para la acumular experiencia y los méritos suficientes que las conduzcan a la alta dirección”, sostiene GPTW.