"Las cuestiones económicas del 2016", por Waldo Mendoza
"Las cuestiones económicas del 2016", por Waldo Mendoza

A un poco más de un año del fin del gobierno del presidente Humala, no se esperan novedades en la política económica. Más interesante es preguntarse cómo debe ser la política económica del próximo presidente de la República, Fujimori, PPK, García, o el ‘outsider’ con el que muchos todavía sueñan. Van algunas ideas.

¿Cómo debería ser la política macroeconómica? Su rol es mantener el cerca del potencial y la inflación baja. Para eso, los instrumentos de política, la tasa de interés y la intervención cambiaria, en el lado del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), y el gasto público y la tasa impositiva, en el campo del (MEF), deben moverse en el momento oportuno y en la dosis apropiada.

Sigue a Portafolio también en 

La política macroeconómica fracasó en el 2014 y me temo que también en este año. La prueba es que el crecimiento del PBI el año pasado, y probablemente también el de este año, esté por debajo de su potencial.

¿Cuáles son los problemas? En el lado del MEF, el problema es que a pesar de que no hay límites en el financiamiento, el gasto público no se ha movido en la dirección de lo que necesita la economía. La prueba es el descenso de la inversión pública en el 2014 y en lo que va del año.

En el caso del BCRP, la dolarización de la economía le impide cumplir con su rol estabilizador. En la coyuntura actual, la economía necesita un empuje y el BCRP reduce su tasa de interés. Pero esta menor tasa, si el BCRP no vende dólares, pues el stock de reservas no es infinito, eleva el tipo de cambio.

El mayor tipo de cambio promueve la exportación, pero como casi el 40% de los créditos está en dólares, también encarece el costo del crédito para firmas y familias, afectando la inversión y el consumo. En el neto, un alza del tipo de cambio puede ser recesiva en el corto plazo.

Para que la política monetaria cumpla cabalmente con su función hay que desdolarizar la economía. Se han hecho esfuerzos en el pasado y actualmente, en un contexto de salida de capitales, el BCRP viene aplicando políticas específicas para desincentivar los créditos en dólares. Esas políticas hay que hacerlas permanentes, también en contextos de ingreso de capitales, que es cuando el crédito en dólares crece fuertemente. 

¿Y qué hacer con el modelo de crecimiento? Hay un problema con la producción minera. Tanto por los bajos precios internacionales, que tiene para rato, como por el rechazo de este tipo de actividades por una parte importante de la población, el escenario más probable es que este sector no será, por bastante tiempo, el motor del crecimiento.

Hay que buscar entonces nuevos motores. Uno visible, por ejemplo, es la industria maderera. En un trabajo reciente (https://goo.gl/Fbj1TO) hemos encontrado que la industria maderera en Ucayali tiene dos requisitos que la hacen muy atractiva: un mercado inmenso, pues el Perú es actualmente importador neto de los derivados de la madera, y un potencial también enorme para atender a esta demanda. La sustitución de importaciones en este sector, tan venida a menos, puede ser la solución. 

El impulso de este tipo de industrias, en el que está embarcado el Ministerio de la Producción, puede darle un empuje de largo plazo a nuestra economía, sin necesidad de cambiar el modelo “neoliberal” o de hacer grandes reformas estructurales.

TAGS