De acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), entre el 2015 y el 2018, el porcentaje de peruanos con cuentas de depósito pasó de 28,7% a 38,1%.  (Foto: El Comercio)
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), entre el 2015 y el 2018, el porcentaje de peruanos con cuentas de depósito pasó de 28,7% a 38,1%. (Foto: El Comercio)
Ricardo Guerra Vásquez

“Inclusión financiera para un Perú integrado al 2050” fue el tema central de una Mesa Redonda que impulsa el Proyecto Perú 2050, iniciativa de El Comercio que busca producir una hoja de ruta de crecimiento y desarrollo para el país; y el Banco de Crédito del Perú (BCP).

PANORAMA ACTUAL

Si bien existen indicadores financieros que ubican al país por debajo del promedio de América Latina, también hay otros que muestran una trayectoria saludable, como el número de cuentas bancarias a escala nacional, explicó Roxana Barrantes, directora de la Maestría de Economía de la PUCP y comisionada de Perú 2050.

Proyecto Perú 2050 analiza escenarios futuros

"La metodología de escenarios nos invita a entender al otro"

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), entre el 2015 y el 2018, el porcentaje de peruanos con cuentas de depósito pasó de 28,7% a 38,1%.

Este avance se debió al registro de un mayor número de empleos, de la oferta de productos en el rubro bancario y a la existencia de una demanda por atender, explicó Gianfranco Ferrari, CEO del BCP, quien participó de la conversación.

“Las instituciones financieras han venido facilitando el acceso y no solo a nivel físico, sino también digital”, apuntó el ejecutivo.

Para Alexandra Ames, gerenta en Poleas Lab y también comisionada de Perú 2050, la importancia de aumentar la incidencia de la inclusión financiera radica en la generación de oportunidades y en los efectos que esa inclusión tenga en la economía nacional.

“Hay una estrecha relación entre la inclusión financiera y la reducción de pobreza”, sentenció Ames.

LAS TAREAS PENDIENTES

De acuerdo con la Enaho, la inseguridad frente al sistema financiero no es una de las principales razones que explican la exclusión financiera (4,3%), sino considerar que se tienen ingresos insuficientes (61%).

Al respecto, Rodrigo Isasi, director en Insitum Perú y comisionado de Perú 2050, consideró que uno de los grandes retos del sistema financiero es adaptarlo al comportamiento del consumidor peruano.

“El reto está en pasar de un modelo transaccional a uno relacional, en el que se logre un empoderamiento financiero”, comentó.

Rodrigo Isasi, director en Insitum Perú; Roxana Barrantes, directora de la Maestría de Economía de la PUCP, y Alexandra Ames, gerenta en Poleas Lab, son tres de los siete comisionados de Perú 2050, junto a Gianfranco Ferrari, CEO del BCP. (Foto: El Comercio)
Rodrigo Isasi, director en Insitum Perú; Roxana Barrantes, directora de la Maestría de Economía de la PUCP, y Alexandra Ames, gerenta en Poleas Lab, son tres de los siete comisionados de Perú 2050, junto a Gianfranco Ferrari, CEO del BCP. (Foto: El Comercio)

Para lograrlo, Isasi sostuvo que las entidades deben respaldarse en el factor emocional de las personas fuera del radar del sistema. Esto, haciendo uso de estrategias comerciales que identifiquen además sus motivaciones con respecto a su inclusión.

Agregó que es necesario romper algunas barreras de acceso consideradas intimidantes por el usuario local, como los cargos extras que realizan las financieras.

En ello, coincidió Barrantes, quien destacó la importancia de que las financieras oferten productos adaptados para los diversos segmentos y también de que se complemente esta tarea con educación en la materia.

Ferrari resaltó, además, que la bancarización permite el acceso al crédito, aun cuando el usuario labore en la informalidad. Esto debido a que se crea un historial financiero, respaldándose en sus movimientos bancarios.