El 51% de los recursos asignados como parte de Reactiva Perú se destinó al segmento de empresas grandes, grupo que representa el 64% de las ventas de las empresas beneficiadas. (Ilustración: Raúl Rodríguez / El Comercio)
El 51% de los recursos asignados como parte de Reactiva Perú se destinó al segmento de empresas grandes, grupo que representa el 64% de las ventas de las empresas beneficiadas. (Ilustración: Raúl Rodríguez / El Comercio)
Informe El Comercio / IPE

ha comenzado su segunda fase. Este programa es parte de la estrategia desplegada por el Banco Central de Reserva (BCR) y el Ministerio de Economía y Finanzas () para mitigar los efectos negativos de la crisis causada por la pandemia del sobre la economía peruana.

Esta segunda fase, al igual que la primera, colocará fondos por S/30.000 millones. Los S/60.000 millones de ambas fases representan el 8% del PBI del año pasado. El diseño del programa apunta a desembolsar montos proporcionales a los niveles de ventas del 2019 de las empresas beneficiarias.

MIRA: Control Parking: “Negociamos con dos laboratorios que realizarán pruebas COVID-19 en nuestros estacionamientos”

La principal diferencia de esta segunda fase es la ampliación de garantías hasta el equivalente a tres meses de ventas (antes era solo un mes). Adicionalmente a ese criterio, en el caso de las microempresas, se puede utilizar el monto equivalente a dos meses de deuda del 2019. El valor más alto entre ambos será el que determine el desembolso máximo. Asimismo, hubo un cambio de mayor cobertura de las garantías y menores exigencias en el historial de pago de impuestos de las empresas.

VALOR AGREGADO

El programa se dirigió a las empresas formales por su aporte a la actividad económica y la posibilidad operativa de llegar a ellas. En el 2018, el 81,4% de la producción nacional fue generada en el sector formal, según el INEI. Es relevante analizar cómo encajó Reactiva respecto de criterios como ventas, valor agregado y empleo en el sector formal.

Desempeño y canalización de fondos de Reativa Perú. (Infografía: Raúl Rodríguez / El Comercio)
Desempeño y canalización de fondos de Reativa Perú. (Infografía: Raúl Rodríguez / El Comercio)

El 51% de los recursos asignados como parte de Reactiva Perú se destinó al segmento de empresas grandes, grupo que representa el 64% de las ventas de las empresas beneficiadas. Un 31% de Reactiva fue a empresas medianas –con 22% de las ventas–, y 18% a las microempresas y pequeñas empresas (mypes) –con 14% de las ventas–. Es decir, por criterio de ventas, el sesgo fue positivo hacia las empresas de menor tamaño.

“El reparto de los fondos asignados en la primera etapa estuvo alineado con criterios objetivos de tamaño y contribución por tipo de empresa”.


La comparación también puede hacerse por productividad. Tomando como base la Encuesta Económica Anual del INEI del 2018, se puede estimar el valor agregado por tamaño de empresa. De todo el valor agregado que se genera en el sector formal en el país, las empresas grandes aportan el 84,4%, las firmas medianas 2,1%, y las de menor tamaño el 13,5% restante.

En el caso del empleo, precisamente las grandes empresas, que obtuvieron aproximadamente la mitad de los recursos del programa, generan el 55,6% del empleo formal en el país. Las medianas concentran el 24,5% del empleo y recibieron algo menos de un tercio de Reactiva. En tanto, las mypes explican el 19,9% de los empleos formales y captaron casi la misma proporción de los fondos del programa.

MIRA: Caída en recaudación sería de US$ 10.000 millones en 2020 por pandemia del COVID-19, advierte Elmer Cuba

En general, el reparto de los fondos asignados en la primera etapa estuvo alineado con criterios objetivos de tamaño y contribución por tipo de empresa para preservar la cadena de pagos en el país.

BENEFICIOS MYPE

En la primera fase, los recursos llegaron a mypes formales cuyas ventas por mes sumaban el año pasado S/4.623 millones. En esa línea, el monto desembolsado para beneficiar al sector fue de S/4.529 millones, o el equivalente al 98% de las ventas mensuales.

Las colocaciones de Reactiva Perú permitieron que el crédito a las mypes revierta una tendencia de dos meses de caída. En febrero, apenas crecieron 0,4%, para caer 1,8% y 1,2% en marzo y abril, respectivamente. En mayo, después de la fase 1, aumentaron 7,8%.

MIRA: ¿Qué tanto influirá el riesgo de un rebrote de contagios en el mercado de valores?

Asimismo, el programa ha permitido que el costo de financiamiento se reduzca sustancialmente. En el caso de las microempresas, en el quinto mes el costo del crédito cayó en 26,1 puntos porcentuales, de 33,1% a 7%; una tasa históricamente baja para este segmento. En el caso de las pequeñas empresas, mientras que en abril la tasa de interés del crédito era 18,2%, a mayo se redujo hasta 3,17%.

Como se mencionó, la segunda fase de Reactiva Perú tendrá ciertos requisitos más flexibles para que las empresas accedan a los fondos y poder incluir a algunas en el límite de la formalidad.

VIDEO RECOMENDADO

Congresista se olvida de apagar su micrófono de Zoom y se le escucha decir insulto contra Vizcarra

TE PUEDE INTERESAR