Los ocho pasos para desarrollar un emprendimiento tecnológico
Marcela Saavedra P.

¿Tienes una idea de ligada a la tecnología y quieres ponerla en marcha? Aunque no existe una receta exacta que asegure su éxito en el mercado, hay pasos que se pueden seguir para facilitar el desarrollo del , explicó el gerente general de Diacsa y docente del CIDE-PUCP, Javier Chang Fu.

1. LOCALIZA LA NECESIDAD
La mayoría de artículos disponibles en el mercado fueron gestados en base a necesidades que requerían de soluciones. Los productos que hayan nacido sin un propósito inicial y que hayan sido exitosos con el tiempo, como el láser, por ejemplo, son poco usuales.

2. LLUVIA DE IDEAS

Para buscar una respuesta al problema encontrado genera una lluvia de ideas, en la que además de participar ingenieros también lo hagan profesionales de otras ramas.

3. ATERRIZA LAS PROPUESTAS

Todas las ideas generadas servirán para aterrizarlas a una idea más realista que se transformarán en los requerimientos del proyecto.

4. COMPRUEBA LA VIABILIDAD

Hay que investigar si el producto que tienes en mente ya existe en el mercado. "Busca si existe un producto igual o similar. Eso te ayudará a saber si puedes usar de base y mejorar artículos que otros ya han hecho -con lo que bajarás tus costos-, ver si hay tecnología liberada o patentes, conocer en qué han fallado otros y mejorar tu propuesta así como tener una idea del precio de mercado de tu producto", explica Chang.

De esta forma, tendrás claro si el producto es viable y si el costo que tienes pensado se ajusta a la realidad de los productos equivalentes. Que tu producto no supere esta etapa, no significa que no puedas incursionar en el negocio. "Si ves que tu producto es muy caro respecto a otro vigente y crees que tiene potencial comercial, podrías ser el distribuidor o representante de ese producto o establecer alianzas para ofrecer, por ejemplo, servicios de mantenimiento", añade el docente del CIDE de la PUCP.

5. PROTOTIPA TU PRODUCTO

Si el producto supera la etapa de investigación, se ingresa a la fase de propotipado. "La cantidad de prototipos que elabores dependerá de la complejidad del producto. Mínimo se debe desarrollar dos prototipos", acota. En cuanto a la inversión para desarrollo, los costos pueden ir por encima de los US$2.000 y los tiempos pueden superar los dos meses.

Esta fase necesita ir acompañada con el soporte de diseño industrial. "Hay que prestar mucha atención a la parte física y ergonómica del producto tanto como a la parte tecnológica y electrónica. Esto pesa tanto o a veces más que lo que contiene el producto tecnológico", explica Chang.

6. COLOCA A PRUEBA TU PRODUCTO

Para probar su resistencia, el producto en maqueta debe ser sometido a pruebas de esfuerzo, es decir, a test en los que se evalúen su estabilidad y rendimiento bajo distintas condiciones. "Esto te da garantías para que llegado el momento de su uso comercial, el producto no falle", indica.

Cuando tengas el producto tecnológico final, también deberás probarse a través del control de calidad para buscar fallas.

7.  EVALÚA SU RENDIMIENTO EN GRUPOS DE CONTROL 

Antes de que el producto ingrese al mercado, debe ser lanzado a un grupo de prueba (como los 'early adopters') o a focus group para saber si más allá del laboratorio y el control de calidad el producto se comporta de la manera esperada.

8. PIENSA EN CÓMO MANTENERLO VIGENTE

Superada esta etapa, empieza la labor del área de márketing para su colocación en el mercado, indica Chang. Sin embargo, ante la velocidad de los cambios en la tecnología, será clave trabajar en las futuras actualizaciones, versiones y adaptaciones especiales del producto para mantenerlo vigente.

DATO

 El CIDE de la PUCP abrió para el diseño, desarrollo y márketing de productos tecnológicos.

TAGS RELACIONADOS