Entrevista a Juan Carlos Valdivia, gerente de la empresa de software Verificación y Control de Datos, que se encarga de proveer soluciones tecnológicas a las empresas.
Entrevista a Juan Carlos Valdivia, gerente de la empresa de software Verificación y Control de Datos, que se encarga de proveer soluciones tecnológicas a las empresas.

Juan Carlos Valdivia dejó la comodidad de un trabajo fijo en una empresa para apostar por un emprendimiento propio.

Hoy, más de 20 años después, entiende que el éxito está en entregar siempre el mejor trabajo al cliente.

—¿En qué momento de su vida se encontraba cuando decidió hacer su empresa?

Yo trabajo desde muy joven, desde los 17 años. Enseñaba y preparaba chicos para la universidad. Luego entré a IBM y después a One [firma tecnológica], donde terminé mi preparación. Trabajé nueve años y fue ahí que tomé la decisión.

—¿Por qué? Luego de nueve años debió ser difícil dejar la estabilidad.

Quería tener algo propio. Fue la mejor decisión que tomé.

—¿Quiénes lo ayudaron a concretar este sueño de la empresa propia?

Estoy bien orgulloso de mi equipo. Hay personal que tengo desde hace 20 años y realmente viven la empresa como si fuera de ellos. No dejan nada para mañana cuando lo pueden hacer en el momento.

—Verificación y control: ambas son grandes responsabilidades para una empresa de tecnología. ¿Cómo nace el nombre?

Hace diez años veíamos software para clínicas. Nos fue muy bien. El nombre fue perfecto porque nuestros clientes nos dieron la oportunidad de optimizar sus procesos, verificar sus datos y contrastarlo con la realidad.

—¿Cuál cree que es la principal deficiencia entre las empresas peruanas en el ámbito tecnológico?

Muchos piensan que porque yo pongo un software ya tengo resuelto el tema. Pero implementar el software no es suficiente. Hay que cambiar la cultura empresarial para que ellos entiendan que lo primero que se hace es tener un sistema de trabajo. Uno debe trabajar correctamente y luego se implementa el software.

—¿Por ejemplo?

El tema de inventarios. La mayoría de empresas que tienen problemas buscan usar un software. Ese es un mal común. Uno debe poner todo en orden, conocer su proceso manual para que recién el software se ponga en línea con los procesos de la institución.

—¿Cómo recibió la noticia del premio Líderes Empresariales del Cambio?

El día que me dijeron eso, inflé el pecho; pero creo que es un premio que nos ha tocado a todo el equipo. Esta es una buena empresa y hemos progresado un montón.