"Es triste conocer que tres de cada diez padres y madres opinan que, si no se castiga físicamente a niños, niñas y adolescentes, estos se convertirán en delincuentes", escribe Carmen Masías.
"Es triste conocer que tres de cada diez padres y madres opinan que, si no se castiga físicamente a niños, niñas y adolescentes, estos se convertirán en delincuentes", escribe Carmen Masías.

Por Carmen Masías Claux
Directora ejecutiva de Cedro y autora de "Tiempos de escolta" (SM, 2019)

En el Perú existen casi siete millones de niños y niñas entre los 0 y los 11 años, de los cuales el 72,7 % está en el área urbana y 27,3 % en el área rural, según el INEI (2018); y, aunque hoy día celebramos las leyes que protegen a la niñez, estas no son iguales para todos. De la ley a la acción concertada y eficaz, todavía hay un camino arduo.

El niño y la niña son sujetos de derecho; esto implica atender sus necesidades en muchos ámbitos, como la salud, en el que todavía se arrastran índices de anemia del 43 %, entre los 6 y 35 meses de edad. La malnutrición crónica es de 12,2 % en la población menor de cinco años, con una diferencia entre el área rural (25,7 %) y urbana (7,3 %).
Los niños y las niñas empiezan a ser víctimas del consumo de sustancias psicoactivas legales e ilegales a edades cada vez más tempranas y en etapas en las que sus cerebros están en pleno desarrollo (Cedro). La salud y la educación se cruzan en la necesidad de fortalecer modelos familiares adecuados y una escuela amigable que dé mensajes firmes, forme buenos hábitos y promueva el discernimiento moral desde la infancia.

Es triste conocer que tres de cada diez padres y madres opinan que, si no se castiga físicamente a niños, niñas y adolescentes, estos se convertirán en delincuentes. Ignoran que el maltrato se repetirá muy posiblemente en una cadena de dolor y depresión, y producirá angustia, baja autoestima y otros sentimientos negativos (Observatorio Nacional de la Violencia contra las Mujeres y los Integrantes del Grupo Familiar).

Tener una escuela y un hogar sin maltrato es la consigna en esta fecha. Seamos cómplices hoy y siempre de las niñas y los niños.