Solo 4% de 8.468 toneladas diarias de basura se recicla en Lima
Solo 4% de 8.468 toneladas diarias de basura se recicla en Lima

Han pasado ocho años desde la última vez que Gregorio Soto, de cuclillas sobre las trochas que rodean Manchay (Pachacámac), escudriñó entre cerros de para hallar botellas, cartones o algún otro insumo que pudiera reusar. Por entonces, veía su labor como una forma injusta de ganarse la vida. Hoy, como presidente de la Asociación de Recicladores Defensores del Medio Ambiente, su opinión ha cambiado y está orgulloso del servicio que brinda a su comunidad.

“La basura es un tesoro. Desaprovecharla no solo contamina, sino que afecta el bolsillo de los más necesitados”, dice el hombre que gana S/8.000 cada dos meses, con la venta de 10 toneladas de plástico reciclado.

Soto es uno de los 249 recicladores que la ONG Ciudad Saludable asesora en 10 distritos capitalinos. Gracias a su intervención ya no rompen las bolsas de desechos esparciéndolos por las calles. Ahora coordinan con las municipalidades y algunos vecinos para separar los residuos desde las casas, a fin de aprovechar hasta las chapitas.

De acuerdo con el Sistema de Información Ambiental Local, del Ministerio del Ambiente (Minam), en Lima se producen 8.468 toneladas de residuos sólidos al día. Es decir, el 45% del total en el país: 18.817 toneladas. “Aunque no lo parezca, pues debido a nuestros malos hábitos ensuciamos la vía pública con frecuencia, el 96% de distritos en Lima y Callao tiene servicios de recojo de residuos sólidos. Estos terminan en alguno de los cuatro rellenos sanitarios autorizados”, precisa Javier Hernández, de la Dirección de Calidad Ambiental del Minam.

Más de la mitad de los desechos recolectados son orgánicos –comida, aserrín, poda de jardín– y pueden ser reaprovechados como abono natural o compost. También están las toneladas de plástico, papel o vidrio que se podrían reutilizar, pero apenas 169 toneladas (4%) al día cumplen dicho fin o van a parar al reciclaje formal.

En Lima, solo los concejos de San Borja y Surco tienen plantas de compost con las que procesan hasta 392 toneladas de restos orgánicos al mes. Su producción bordea las tres toneladas del abono.

“El compost sirve para el vivero municipal y unos 86 mil m2 de áreas verdes. También repartimos un poco como incentivos del programa San Borja Recicla”, precisaron fuentes de dicha comuna, que ahorra S/10 mil al año en fertilizantes de esta forma.

Según la Ley General de Residuos Sólidos (2000), las comunas están obligadas a garantizar la recolección de residuos. En Lima, todos los municipios  tercerizan el servicio a alguna de las 457 empresas acreditadas por la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa). De ellas, las más conocidas por su capacidad logística son Innova Ambiental y Petramás, actualmente en disputa por el manejo de los 670 gramos diarios de basura que cada vecino de San Isidro desecha.

“Pese a sus deficiencias, el recojo de residuos se cumple en Lima mucho mejor que en provincias. Nuestro problema no es el recojo, sino la falta de segregación y de procesamiento”, afirma Carol Mora, especialista de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA).