Caso Ocrospoma: "Cobros eran para la caja chica del alcalde"
Caso Ocrospoma: "Cobros eran para la caja chica del alcalde"
Redacción EC

ELIZABETH SALAZAR @

Cuando el 2011 Roberto Llaja fue capturado recibiendo una coima en la subgerencia de Obras de Jesús María que él dirigía, el alcalde Enrique Ocrospoma no imaginó lo que se venía. Llaja contó  todos los manejos del que fue testigo y eso animó a otros ex funcionarios a hablar. Así empezó este caso.

— Ud. ya ha sido sentenciado por el cobro de una coima y ahora le espera la sentencia por participar de estas obras ficticias. La defensa del alcalde  ha sostenido que por eso no se puede confiar en su palabra...

Yo estoy sumamente arrepentido por ese cobro y he pagado mi pena, pero ya he explicado que era una práctica común en el concejo. Le llamábamos donativos y lo hacían empresas, negocios y hasta universidades que querían realizar alguna obra pública. He documentado y entregado a la Fiscalía al menos nueve casos. He colaborado con la justicia en todo lo que he podido.

— ¿Desde cuándo se hacían esos llamados donativos? ¿Cuál era la modalidad?

Yo he sido testigo de lo que pasó ahí entre el 2008 y el 2011. No solo en mi área. Nos pedían llenar requerimientos de obras y servicios ficticios que en realidad se costeaban con donativos, en materiales o en dinero, que hacían los interesados. Nosotros no exigíamos; ellos ya sabían cómo era el proceso. Eso es algo que he podido demostrar cuando estuve como colaborador eficaz en el anterior juicio. Todos los requerimientos falsos se giraban por menos de 3 unidades impositivas tributarias (UIT) para no pasar por concurso público y asignar  a proveedores fantasmas. El dinero luego lo cobraban en la municipalidad. Ahí se daba la corrupción.

— ¿A pedido de quién se hacían los cobros?

Allá todos sabíamos que era para la caja chica del alcalde. Mediante su gerente municipal y la gerencia de Administración pidió a los trabajadores crear estos requerimientos falsos. Primero decían que era para su campaña, pero luego se quedó como práctica común. No soy el único que lo dice, otros testigos en este juicio van a sustentar que el alcalde Ocrospoma conocía de estos hechos. Se debe investigar toda la gestión. No solo estas dos obras porque cada cosa que yo he dicho ha sido probada por las autoridades y esto es solo una pequeña parte.

— ¿Ha recibido presiones para que se rectifique?

Sí, incluso ahora en pleno juicio, pero la verdad no puede cambiar.