Cinco proyectos para crear parques industriales en la periferia
Cinco proyectos para crear parques industriales en la periferia
Miguel Neyra

En la capital, los límites entre las zonas industriales y residenciales se han vuelto cada vez más difusos. Las industrias ocupan cerca de 5.000 hectáreas (ha), según un estudio de la inmobiliaria La Chutana. Cerca de la mitad de ellas están en zonas industriales tradicionales ubicadas en avenidas como Óscar R. Benavides (antes Colonial), Argentina y Venezuela, en el y en el Callao.

En los años cincuenta estas avenidas eran parte de la periferia de Lima, por lo que se convirtieron en zonas industriales. Sin embargo, con los años y el incremento de la población urbana, estas zonas quedaron en medio de la ciudad y hoy en día comparten vereda con edificios multifamiliares.

Es una convivencia complicada, ya que estos espacios necesitan distintos tipos servicios de agua y desagüe, intensidad de electricidad, y transporte e infraestructura vial.

PARQUES EN DESARROLLO
Para solucionar esta problemática se están desarrollando diferentes proyectos para albergar a estas industrias al sur, norte y este de la capital. Las iniciativas vienen tanto de grupos privados como del Estado.

Al sur, en Chilca, están en construcción tres proyectos de inversión privada que suman más de 900 ha: Centro Industrial La Chutana, Indupark y Sector 62.

Asimismo, al este de Lima, ya fueron vendidas más de 100 ha a cerca de 46 empresas industriales en la Ciudad Industrial Huachipa. Este complejo, de una extensión de 478 ha, está en su primera etapa de desarrollo a cargo de la empresa Bryson Hills S.A.

Por último, el Ministerio de la Producción (Produce) construirá, a inicios del próximo año, el Parque Industrial de Ancón en un terreno de 1.338 ha. El Produce ya terminó los estudios técnicos del proyecto y está formulando un plan maestro para presentarlo a Pro Inversión. La oferta del espacio se orientará a empresas privadas nacionales e internacionales de diversas escalas, desde microempresas hasta grandes empresas tractoras. Según el Produce, este proyecto ayudará a mejorar la planificación, zonificación y reordenamiento de la ciudad.

“Indudablemente hay un déficit de espacios para las industrias. Se tiene calculado que para los próximos 15 años necesitaremos unas 14 mil hectáreas para industrias, por lo que apoyamos este tipo de propuestas”, afirmó Dante Carhuavilca, jefe de Estudios Económicos de la Sociedad Nacional de Industrias.

ESPACIOS PARA LA CIUDAD
Ahora que las industrias se moverán a la periferia, el reto para el centro de la ciudad es gestionar los espacios liberados. Erick Reyes, director regional de la Sociedad de Urbanistas del Perú, indicó a este Diario que su salida traerá varias ventajas. Por ejemplo, es positivo para el medio ambiente ya que estas actividades suelen utilizar productos nocivos para la salud. Así también se generarán espacios que podrán ser utilizados para dar nuevos servicios a la ciudadanía, como colegios, centros médicos o parques. Esto debe plantearse, según Reyes, bajo una estrategia de gestión de ciudad entre el empresariado y la municipalidad.

Para José García, ex coordinador técnico del Plan de Desarrollo Urbano para Lima y Callao al 2035, lo que se debería hacer, desde la Municipalidad de Lima, es reclasificar el suelo progresivamente. “Son zonas que tienen clasificación industrial, pero el m2 vale más de US$1.000. Este debería ser reclasificado para otros usos, que podrían ser viviendas, servicios o comercio. Con esto incluso las industrias podrían financiar sus traslados”, indicó a El Comercio.

Agregó que se debe evitar cambiar la zonificación a pedido de cada propietario. “Si se hacen estos cambios, deben hacerse con un planeamiento urbano, desarrollado entre la comuna y la empresa privada. Una reurbanización de las zonas”.

Lee también...