MTC intenta adjudicarse 11 hectáreas del mercado de Santa Anita
MTC intenta adjudicarse 11 hectáreas del mercado de Santa Anita
Redacción EC

ROSA AQUINO ROJAS /

FABIOLA TORRES LÓPEZ /

La propiedad y el uso de casi 11 hectáreas que formaban parte de las tierras reservadas para la modernización del Gran Mercado Mayorista de Santa Anita han desatado una batalla legal entre la Municipalidad de Lima y el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC). Sobre estos terrenos se contraponen los intereses de dos proyectos de envergadura para la capital.

La historia de la disputa comenzó el 20 de enero pasado, cuando la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico (AATE), organismo adscrito al MTC, solicitó al Estado la transferencia de 109.426,76 m2 (10,9 hectáreas aproximadamente) del mercado. Allí se hará un patio taller de trenes de la línea 2 del metro, que unirá Ate y el Callao.

Por esos días, mientras la alcaldesa Susana Villarán se concentraba en recuperar La Parada y se comprometía a seguir ampliando el local de Santa Anita, la Superintendencia Nacional de Bienes Estatales (SBN) aprobó independizar el terreno  y entregárselo a la AATE, según consta en la Resolución N°065-2014, publicada el 21 de febrero en el diario “El Peruano”

¿TREN O MERCADO?

El gerente general de Emmsa, Rafael Gómez, reconoció que la pretensión de la AATE amenaza el desarrollo del mercado. La zona en disputa iba a ser equipada a través de inversión privada con cámaras de frío, lavado y empaque, necesarias para garantizar la inocuidad de los alimentos y reducir la merma.

Por esa razón, la comuna metropolitana presentó un recurso de reconsideración contra la resolución de la SBN, pidiendo su nulidad. “Ninguna institución puede atribuirse facultades para inscribir en Registros Públicos una propiedad de Lima, sin haber hecho un proceso de expropiación o sin resarcimiento económico”, indicó el procurador municipal, Antonio Salazar.

La transferencia se ejecutó al amparo de la Ley 30025, la cual establece que los inmuebles de propiedad estatal requeridos para la ejecución de obras de infraestructura declaradas de interés deben ser cedidos al sector a cargo del proyecto. Pero frente a dos casos de interés público: el transporte y el abastecimiento de alimentos. ¿Cuál prevalece?

El municipalista Julio César Castiglioni precisa que debe primar aquel que tiene un derecho ganado, en este caso el mercado porque ya estaba funcionando.

El ex asesor del MTC Lino de La Barrera concuerda con ello, aunque opinó que la balanza se inclinará a favor del metro subterráneo por tratarse de la obra emblemática de este gobierno. Un antecedente es lo ocurrido en el 2012 cuando Villarán se vio obligada a cancelar la ruta del Metropolitano 2 porque su trazo coincidía con la del tren.

Castiglioni cuestionó que la defensa del municipio haya dilatado el conflicto por la vía administrativa en lugar de acudir, de inmediato, a las instancias judiciales. El jueves, fuentes de la superintendencia confirmaron que el pedido de reconsideración de Lima fue denegado. 
El director ejecutivo de la AATE, Waldo Carreño, informó que la municipalidad fue comunicada oportunamente para levantar el acta de entrega del inmueble, por lo que “la toma de posesión [del terreno] se llevará a cabo en los próximos días”. En caso la comuna se resista a la entrega, se procederá a la intervención de un ejecutor coactivo.

Bajo ese escenario, la comuna acudirá otra vez al Poder Judicial para que se le restituya lo perdido. Antes lo hizo contra los polémicos fallos en favor de los comerciantes de La Parada, ahora, contra el Ejecutivo.

Gómez rechazó que el resarcimiento sea una opción para esta gestión: “la alcaldesa quiere defender cada centímetro de su mercado”. Está claro que ambos proyectos son importantes para la ciudad, ¿pero uno puede desarrollarse a costa del otro?