Un policía que despejaba la vía bloqueada por los manifestantes en Ica fue tomado de rehén, y horas después liberado mediante un intercambio. (Imágenes: Captura de video)
Un policía que despejaba la vía bloqueada por los manifestantes en Ica fue tomado de rehén, y horas después liberado mediante un intercambio. (Imágenes: Captura de video)
Carlos Neyra

Unidad de Investigación


El último miércoles 6 de abril, en la zona del Barrio Chino, ubicada en el distrito de Guadalupe, en Ica, un grupo de personas bloqueó la Panamericana Sur en protesta por las medidas adoptadas por el Gobierno. Cuando los policías despejaban la vía, un agente fue sorprendido y retenido. Horas después, fue intercambiado por un dirigente que había sido intervenido por la autoridad. Este episodio ha causado malestar entre los custodios, quienes contaron a este Diario que recibieron la orden de controlar a los manifestantes para evitar mayor costo social.


—Historia de un ‘canje’—

En los últimos días, este Diario obtuvo varios videos registrados por los manifestantes y policías. En una serie de imágenes, se ve a un policía que utiliza el escudo protector para evitar ser impactado por las piedras. De esa forma, resiste el ataque por unos segundos y aprovecha para huir. Luego, intenta controlar a sus atacantes con una vara, pero es inútil.

Al ver que el policía huye, los sujetos atacan los ómnibus que habían quedado varados por la interrupción de la vía. Las piedras quiebran los parabrisas y los pasajeros entran en pánico. En los videos obtenidos, se escucha el dramático grito de las personas alrededor.

Segundos después, el agente se oculta detrás del ómnibus, es reducido por los manifestantes y golpeado a mansalva con patadas, puñetes y palos que le impactan en el cuerpo y el casco que le protegió la cabeza. La única opción que tiene es activar una bomba lacrimógena, lo cual hace retroceder a sus agresores. El agente, desorientado por los golpes propinados, se pone de pie y se esconde detrás del ómnibus, mientras es perseguido a pedradas.


Según los policías que colaboraron con esta nota, el ataque se dio la mañana del miércoles cerca del Barrio Chino en el distrito de Guadalupe, en Ica. En horas de la tarde, de acuerdo con un agente que contó lo registrado en otros videos, el ambiente en ambos lados estaba tenso.

En esa misma zona, otro policía fue secuestrado por la turba mientras despejaba la vía. Pese a ello, el intento por disuadirlos fue inútil: la súplica no fue escuchada. En las imágenes se aprecia que los captores trasladaron al uniformado con las manos sujetas en la espalda. Y se retiraron gritando: “Ha sido detenido”.

Policía Agregado
El 6 de abril policías se enfrentaron contra una turba de vándalos en el sector Barrio Chino, en Ica. Mantuvieron retenido a un uniformado que fue canjeado por un intervenido.

Sus compañeros, pasmados por el suceso, atinaron a decir: “Uno de los nuestros ha sido secuestrado”. Una hora después, se observa que los dos bandos estaban separados por una distancia de 50 metros aproximadamente. Luego, aparece un policía que camina acompañado por una persona con casaca jean y el policía que graba dice: “Uno de sus representantes se le van a dar por el colega que tienen de nosotros. Un cambiazo van a hacer por uno de sus representantes”.

Inmediatamente, se escucha decir al unísono en la formación: “Entreguen al colega”. En el otro extremo, se ve a los manifestantes con el policía retenido.

El exministro del Interior y exjefe de la División de Secuestros Remigio Hernani, advierte que los policías salen desarmados para enfrentar a los vándalos que bloquean las vías. “He visto a un policía defendiéndose de los manifestantes con una bomba lacrimógena, eso es una vergüenza. Por eso pierde prestigio y autoridad de la población”, dice.

Añade que se justifica el intercambio ante el peligro de que el policía pierda la vida. “Se puede hacer este intercambio porque es una situación excepcional. Una cosa es mirar o comentarlo y otra es estar en el momento de tensión, donde un policía puede perder la vida, la turba no te escucha, simplemente te mata” .

Enfatiza que la fiscalía parece enemiga de la policía. “La fiscal de la Nación ha dejado dos directivas antes de irse, para que los fiscales de prevención del delito evalúen la labor que realizan los policías durante las manifestaciones, por ese motivo los mandan desarmados a controlar a los vándalos”, agrega.

De igual forma, José Ponciano es un policía en situación en retiro, tiene a su cargo el portal de noticias Pasión Policial (PP), recogió en los últimos días algunos testimonios de los policías que fueron a despejar la vía y se enfrentaron con los vándalos en el barrio Chino.

Señaló que tiene conocimiento por información que le han proporcionado sus colegas que para desbloquear las vías han trasladado uniformados que trabajan en las comisarías de las zonas aledañas al conflicto, por eso no visten equipos antimotines. “Han recogido policías de las comisarías de Cañete, Mala, Chincha y Pisco, el grueso de la policía de la USE [Unidad de Servicios Especiales] están resguardando Palacio de gobierno, el Congreso y el Poder Judicial por los problemas que se están suscitando en Lima y Huancayo” comentó.

Destacó que habido una desproporción del número de manifestantes con la cantidad de efectivos asignados a desbloquear la panamericana sur. “Cada policía ha tenido que enfrentarse con 20 manifestantes, estaban en desventaja y mal equipados […] en las imágenes de video se puede apreciar que no cuentan con pechera, cobertores de piernas y brazos para protegerse de sus agresores”.

Control

El ministro del Interior, Alfonso Chavarry, informó que 15 policías resultaron heridos durante los enfrentamientos.

Asimismo, dispuso el traslado de 203 policías de la Dirección de Operaciones Especiales a Ica para controlar los desmanes.


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más