Redacción EC

GONZALO ARCASI MARIÑO /

El joven administrador Miguel Navarro denunció haber sido discriminado el pasado 17 de mayo en el local de comida rápida Subway, ubicado en el centro comercial Jockey Plaza, en Santiago de Surco.  Navarro pidió un sánguche que la tienda ofertaba, pero en su lugar, le dieron otro que costaba el doble. Por ello fue a reclamar, pero se encontró con burlas por su tartamudez.

Aseguró que la administradora no quiso firmar el libro de reclamaciones y, al insistir, se rieron de él. “Ella empezó a burlarse, ahí sí, de mi tartamudez abiertamente. Le dijo al cajero que no me haga caso. Se reían”, refirió. A propósito de este caso, conversamos con una especialista para entender más sobre la tartamudez.

¿CÓMO SE ORIGINA?

Para Silvia Chávez Cáceres, psicóloga especialista del Centro Peruano de Audición, Lenguaje y Aprendizaje (), este problema de fluidez del habla -según indica padecida por el 1% de la población mundial- es multifactorial.

Un factor es el genético. "El 75% de las personas que tartamudean tiene un familiar que también es tartamudo o algún otro disturbio en la fluidez del habla" explica Chávez. El segundo es el factor género. El problema se da en mayor proporción en los hombres, en una relación de 4 a 1.

Es decir, por cada cuatro hombres hay una mujer tartamuda. Esto sucede porque las mujeres tienen un mayor desarrollo a nivel cerebral del habla del lenguaje que los hombres. Por ello tienen mayor predisposición a sufrir el problema. 

El tercer factor es el de la personalidad.  "Las personas afectadas son exigentes consigo mismas, les gusta que todo salga bien. Por ende,  van a tener tendencia a padecer la enfermedad", dijo la psicóloga.

Por último, los factores externos también provocan la tartamudez. Estos se reflejan en la vida agitada que puede tener un menor de edad que, aparte de ir al colegio, además realiza otras actividades deportivas y/o culturales que quizá lleguen a estresar.

A ello, se le suma el ambiente familiar en donde los padres también tienen un ritmo de vida acelerado. "La persona que reúna todos estos factores tiene el problema de la disfluencia del habla o conocida como tartamudez. No se cura, pero se controla", finaliza la especialista.

¿CUÁLES SON LAS PRIMERAS MANIFESTACIONES?

El problema se manifiesta aproximadamente desde los 4 años, cuando el niño está desarrollando el habla. Las primeras señales para detectar si el menor podría presentar tartamudez son las siguientes:

1. Las repeticiones múltiples: la repetición de la primera sílaba al momento de hablar.

2.  Los alargamientos: la persona, en lugar de repetir los sonidos iniciales, a veces prolonga o dilata el primer sonido de las palabras. En tal caso, "Papá" se convierte en "Pppppppapá."

3. Los bloqueos: cuando el sujeto se queda "atascado" en alguna palabra, tal vez sea posible observar que realiza movimientos accesorios en los músculos de los labios, lengua, garganta, pecho. Estos movimientos están relacionados con las dificultades que experimenta al hablar espontánea  y libremente. Es posible que se le quede la boca inmóvil sin que salga ningún sonido.

TRATAMIENTO DE LA DIFICULTAD

La tartamudez es totalmente involuntaria, está fuera de control del niño y adulto. Ella se manifiesta cuando la persona está sometida a presión o tensión. Ahí es cuando más se incrementa la disfluencia del habla.

Es importante hacer el tratamiento desde pequeños, porque con una terapia de 6 meses, se pueden cambiar los patrones del habla. Si se trata luego, a la tartamudez se van a sumar problemas psicológicos.

"La persona va sentir el rechazo de los demás. No va querer hablar ni comunicarse. Se va encerrar en sí mismo. El niño o adulto sufre porque quiere comunicarse y no puede. Si en vez de apoyo, obtiene burlas, se le causará más sufrimiento", dijo Cáceres Chávez.

RECOMENDACIONES

Si se conoce a alguien a que padezca de este problema, la psicóloga de CPAL aconseja que se debe ser paciente, pues la tensión es la que genera que aumente el tartamudeo.

Recomienda que se deje terminar de hablar a la persona y no completar las palabras que no termina de decir. "Lo que importa es lo que se dice y no cómo se dice",  cita Chávez Cáceres. Ella y otros 19 especialistas tienen cada uno cerca de 15 casos de personas tartamudas.

EL DATO

El 22 de octubre de todos los años se celebra el , creada para eliminar la discriminación social hacia la gente que tartamudea y promover oportunidades para que ellos logren alcanzar sus objetivos y aspiraciones.