Serbio asesinado en Miraflores vinculado a narcos en Brasil
Serbio asesinado en Miraflores vinculado a narcos en Brasil

GUSTAVO KANASHIRO FONKEN /

La policía todavía sigue investigando lo que hay detrás del que ocurrió el domingo 6 de julio en un local de ‘fast food’ en la cuadra 17 de Benavides, en . Lo que ha podido confirmar el Ministerio del Interior hasta este momento es que la víctima, quien en un primer momento fue identificada como Nicola Antonio Bonavia Wong, era .

La policía detalló que Goran Stavric es belga de nacimiento, y buscado por la Interpol desde el 29 de diciembre del 2010 por los crímenes de robo a mano armada, tráfico de armas y municiones.

En realidad, el hampón, antes de ser asesinado a tiros en el McDonald’s a manos de , llevaba un historial mucho más amplio de crímenes por los cuales pasó más de 15 años en prisión.

EN LOS 90

Las autoridades serbias identificaron a Goran Stavric, alias Kljuki, como un ex miembro del grupo de sicarios que trabajó junto a Marinko Magda, un asesino a sueldo que a mediados de 1990 fue sentenciado a cadena perpetua por matar a sangre fría a varias familias, incluyendo menores de edad.

A Goran Stavric le impusieron 13 años de prisión por un total de 14 delitos. Salió de la prisión de Hungría en enero del 2003, según el portal de noticias Novosti.

EL ROBO DEL BANCO

La libertad le duró pocos meses al ciudadano serbio. El 22 de agosto del 2003, junto a otros cuatro delincuentes, asaltó a mano armada una sucursal de los bancos Delta en la ciudad de Mladenovac. Se llevó en total 9,5 millones de dinares (unos US$150 mil) y más de 9 mil euros.

El 26 de setiembre, después de un operativo conjunto, la policía de Belgrado logró capturar a Goran Stavric y a sus cuatro aliados en el robo.

Después de varios años de proceso judicial (y un supuesto intento de suicidio en febrero del 2006), el 30 de agosto del 2006 condenaron a Goran Stavric a 4 años y 10 meses de prisión efectiva, la cual no llegaría a cumplir a su totalidad.

VÍNCULO BRASILEÑO

En febrero del 2007, varios medios serbios reportaron que Stavric logró escapar de prisión. Desde aquella fecha, estuvo prófugo de la justicia hasta que, en mayo del 2011, un reporte llegó desde Brasil. Como parte de su lucha contra las bandas de narcotraficantes que cada vez cobraban más fuerza en la región, la policía había capturado a 16 miembros de una red de narcos que integraba Goran Stavric.

En total, ocho serbios fueron capturados en varias zonas de Brasil. Algunos de ellos cayeron en zonas amazónicas cercanas a Perú y Bolivia. Sin embargo, nunca se confirmó la captura de Goran Stavric.

Se informó que, luego de salir de prisión, Goran Stavric llegó a Brasil en junio del 2009. A través de varios contactos logró aliarse con Ciga y se mantuvo de incógnito usando varios alias, entre ellos Darko Damjanic y Serdjean Stancevic.

La policía brasileña reportó que esta banda, liderada por Goran Nesic, alias Ciga, uno de los principales delincuentes de Serbia, era parte de una red que participaba en el tráfico de droga que viajaba desde Colombia y Perú hacia África. En la misma banda se identificó al capo búlgaro Dejan Stojanovic, alias Keka, y al brasileño Alexander Mendes da Silva, alias Polegar, todos capturados.

Esta información respalda , el hombre que dio su testimonio tras el homicidio en Miraflores. El sujeto detalló que Goran Stavric usaba un negocio de exportación de maderas para enviar droga en coordinación con una mafia colombiana.

SUPUESTO PASO POR ESPAÑA

Después de este caso, el rastro de Goran Stavric se pierde hasta febrero del 2012. En Valencia, España, y en la búsqueda para capturar a los asesinos del primer ministro serbio Zoran Djindjic, las autoridades españolas detuvieron en un burdel a Luka Bojovic, Vladimir Milisavljevic y Sinisa Petric, miembros del grupo paramilitar de sicarios “Los tigres de Arkan” a quienes se les atribuía ese homicidio y el de otras víctimas más.

Según el portal de noticias Blic, en el burdel donde cayeron los tres asesinos a sueldo también estaba alojándose Goran Stavric. Sin embargo, la policía no dio con él. Esta información nunca pudo ser confirmada.