Sodalicio: “No corresponde oponernos a la resolución fiscal”
Sodalicio: “No corresponde oponernos a la resolución fiscal”

En medio de la indignación de ex sodálites que denunciaron abusos físicos y sexuales en el de Vida Cristiana (SVC) por de la decisión fiscal de archivar las denuncias contra el grupo y Luis Figari, la Conferencia Episcopal Peruana expresó su solidaridad con las víctimas.

A través de un comunicado, los Obispos del Perú reunidos en la 109ª Asamblea Ordinaria del Episcopado exigieron que las decisiones del fuero civil sean justas.

“Coincidimos con todos aquellos que quieren conocer la verdad sobre las acusaciones contra algunos miembros del Sodalicio de Vida Cristiana. Nos solidarizamos con las víctimas y esperamos una adecuada reparación. Exigimos que las decisiones del Fuero Civil sean justas y esperamos una pronta respuesta del Fuero Eclesiástico”, enfatizaron.

Las víctimas que el Sodalicio reconoce y la fiscalía ignora — Sociedad El Comercio (@sociedad_ECpe)

En el mismo comunicado, la Conferencia Episcopal Peruana también expresa su solidaridad con los afectados por huaicos en el país y rechazaron los actos de corrupción “que envuelven grandes Compañías financieras nacionales y extranjeras como Odebrecht y altos funcionarios del país”.

El último lunes, la 26° Fiscalía Provincial Penal de Lima, a cargo de María del Pilar Peralta Ramírez, decidió archivar las denuncias por violación sexual, secuestro, lesiones graves y asociación ilícita para delinquir contra Figari y otros importantes miembros del Sodalicio. A través de un comunicado, la fiscalía detalló que "no hubo ningún afectado que se acercara a denunciar que haya sido víctima de dichos abusos". Ello pese a que el periodista y ex sodálite Pedro Salinas, quien reveló los casos en el libro “Mitad monjes, mitad soldados”,  aseguró a El Comercio que “por lo menos hay una persona, que en la investigación periodística Mitad monjes, mitad soldados, le pusimos 'Santiago', que declaró ante la fiscal”.

La fiscal Peralta Ramírez también justificó su decisión porque “ninguno de los presuntos agraviados presenta actualmente problemas psicológicos derivados de su permanencia en el Sodalicio. Por el contrario, las pericias demuestran que todos ellos llevaron vidas personales y profesionales exitosas”.

Cabe señalar que en noviembre del 2015, la Conferencia Episcopal Peruana emitió otro pronunciamiento “ante las denuncias públicas de graves e inmorales actos de abuso sexual y psicológico contra personas inocentes, varios de ellos menores de edad” donde señaló que compartían “la indignación y el estupor ante estos hechos que jamás debieron suceder”.