Febrero es sinónimo de carnavales en el Perú, pero la forma en que se celebran ha ido cambiando con el paso de los años. La necesidad de evitar el desperdicio de agua ha obligado a que se insista en desterrar la costumbre de arrojar baldes y globos con agua a vecinos y extraños.

Sin embargo, en el siglo pasado esta era una de las principales formas que tenían los limeños para disfrutar la fiesta. Así lo demuestran fotos del archivo histórico de El Comercio tomadas en los años 1955, 1956, 1958, 1961, 1974 y 1984.


En ellas también se desataca otra actividad que en Lima ha sido desplazada con el paso del tiempo: los desfiles de disfraces. Hombres, mujeres y niños, con divertidos trajes, participaban en los corsos caracterizados por el paseo de carros alegóricos en el Centro de Lima.

En la galería que acompaña esta nota podrá ver cómo se celebraban los carnavales desde hace más de 60 años en los barrios populosos de Lima.

Lea también: