Bruno Ortiz Bisso

El retorno a las clases presenciales es un hecho. El (Minedu) emitió , en la que hace una serie de modificaciones vinculadas al regreso a las aulas, que debe darse como máximo el 28 de marzo. La nueva norma da mayor autonomía a los colegios y establece protocolos sobre las modalidades presenciales o semipresenciales en plena pandemia del .

LEE TAMBIÉN | Variante ómicron ¿A partir de cuándo dejo de contagiar si soy positivo en COVID-19?

El documento recalca que el proceso de retorno se centra en la seguridad [para la prevención y control del ], la flexibilidad [en modo presencial o semipresencial] y que sea descentralizado.

Previsiones y precisiones

Las instituciones educativas que opten por la modalidad presencial [en horario regular, de lunes a viernes] deberán respetar aforos máximos. Los alumnos tendrán que respetar el distanciamiento de 1 metro y el resto de protocolos establecidos.

En el caso de la modalidad semipresencial, los horarios se determinarán según las características y condiciones de cada institución. La modalidad a distancia se prestará de manera excepcional y dependiendo de cualquier cambio epidemiológico establecido por el (Minsa).

El documento establece que los miembros de la comunidad educativa [docentes y personal administrativo] deben tener la vacunación completa contra el . “Sobre los estudiantes no hay ninguna precisión. Esto no quiere decir que los alumnos dejen de vacunarse”, indicó el , Rosendo Serna.

La resolución brinda precisiones sobre el consumo de alimentos [serán traídos del hogar, consumidos en espacio abierto y con una distancia física de dos metros, siempre con la presencia de un docente]; sobre la identificación de personas de riesgo frente al ; sobre los protocolos a seguir ante casos sospechosos o confirmados de contagio, y la posterior reincorporación, tras cumplir con la cuarentena.

Uno de los requerimientos para el reinicio de clases es que tanto los docentes como el personal administrativo de las instituciones educativas estén con su esquema de vacunación completo. (Foto: Diresa Callao)
Uno de los requerimientos para el reinicio de clases es que tanto los docentes como el personal administrativo de las instituciones educativas estén con su esquema de vacunación completo. (Foto: Diresa Callao)

Cambio de estrategia

Una de las preocupaciones de las autoridades es el gran número de niños que se están contagiados con . El , Hernando Cevallos, ha dicho que los casos de infecciones en niños han aumentado de manera exponencial. “A fines del 2021 eran 200 casos por día y ahora son 2.500 casos pediátricos”.

En tanto, Essalud informó que, en lo que va de enero, unos 856 niños de 0 a 11 años fueron hospitalizados por en sus establecimientos en el país, lo que significa un incremento del 50% con respecto a lo registrado en diciembre del 2021. Ante esta circunstancia, el Minsa decidió modificar el cronograma para niños y, desde hoy, se abre la vacunación contra el COVID-19 para todos los menores de 5 a 11 años, sin cronogramas. “Esto con la finalidad de evitar oportunidades perdidas de vacunación porque llega un padre o una madre con un niño de 6 o 7 años y de repente tenemos la posibilidad de vacunarlo, pero si le decimos que hoy no le toca, podríamos perder la oportunidad de que vuelvan a regresar para vacunarlo. La idea es captar a la mayor cantidad de niños vacunados, indicó el doctor Mario Izquierdo, especialista en Salud Pública del Minsa.

Aunque la vacunación contra el COVID-19 en los niños de 5 a 11 no es obligatoria, según los especialistas es muy recomendable hacerlo. Asimismo, se debe completar con las vacunaciones de la campaña regular.
Aunque la vacunación contra el COVID-19 en los niños de 5 a 11 no es obligatoria, según los especialistas es muy recomendable hacerlo. Asimismo, se debe completar con las vacunaciones de la campaña regular.
LEE TAMBIÉN: Qué se sabe de Ómicron “sigilosa” BA.2, la subvariante que nació en Dinamarca y se expande por Europa

Seguridad a todo nivel

Si bien la prioridad tiene que ver con el , especialistas en salud coinciden en no dejar de lado la vacunación contra otras enfermedades. Ese proceso se vio postergado al inicio de la pandemia.

“Es importante que los papás, sobre todo de los más pequeñitos, lleven sin temor alguno a sus hijos a completar sus esquemas de vacunación. Independientemente del , hay tantas otras enfermedades prevenibles que pueden afectarlos y tener consecuencias mucho más graves, dijo a El Comercio Raquel Delgado, pediatra del Instituto Nacional de Salud del Niño de San Borja (INSN-SB).

“En el 2021, la OMS mencionaba que 23 millones de niños en el mundo no habían recibido sus vacunas básicas, sobre todo en países en vías de desarrollo. Eso podría generar la aparición de enfermedades que ya estaban erradicadas. Las que más preocupan son el sarampión y la polio. No se deben postergar las vacunaciones pendientes”, recomienda Luis Florián, pediatra de la Universidad Norbert Wiener.


Preguntas sobre la vacunación infantil contra el COVID-19

  • Según especialistas, a diferencia de las primeras olas, no son solo los adultos mayores los más susceptibles al , sino también los niños y adolescentes. Por ello es importante que se vacunen.
  • “Es cierto que la gran mayoría de menores no desarrolla enfermedad grave, ni tienen ingresos a UCI, pero sí se pueden contagiar. ¿Se arriesgarían en no vacunarlos sin saber si desarrollarán o no cuadros severos?”, dice Daniel Anchante, coordinador de UCI Pediátrica del INSN-SB.
  • Añade que en el mundo ya hay 8 millones de niños vacunados contra el que no han presentado mayores efectos secundarios. En tanto, mientras haya más personas vacunadas, menor oportunidad de mutación tendrá el virus.

TE PUEDE INTERESAR

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más