El director ejecutivo del Servicio de Atención Móvil de Urgencias (SAMU), Carlos Malpica, explicó las razones por las que decidieron llevar a Joseph Huashuayo, uno de los transeúntes atropellados por Melisa González Gagliufffi en la avenida Javier Prado Oeste, hasta el hospital Arzobispo Loayza y no a clínicas cercanas, tal como lo cuestionó la familia del joven.

“Joseph era el segundo paciente crítico, se le tuvo que hacer procedimientos en el lugar para asegurar la vía aérea y poder salvar la vida, pero él estaba en coma, tenía una fractura extensa en el cráneo”, afirmó Malpica.

“Optamos por lo más difícil, que es buscar un establecimiento que tenga todas las condiciones, las especialidades, salas de operaciones disponibles, apoyo con banco de sangre para tratar este paciente. Teníamos que tener la certeza que este paciente debía llegar a un lugar que brinde todas estas competencias y para eso son los hospitales III del Minsa, por eso se optó por el hospital Loayza”, agregó.

Además, indicó que, de acuerdo con el reporte y monitoreo del GPS, la ambulancia del SAMU trasladó “en menos de 10 minutos” a Joseph Huashuayo al hospital Loayza. A los pocos momentos, él falleció.

También remarcó que no todas las clínicas cercanas al lugar del accidente de tránsito tienen las especialidades requeridas para atender al paciente. En esa línea, explicó que el hospital Edgardo Rebagliati fue descartado porque frecuentemente sus servicios están saturados, mientras que el trayecto al hospital Casimiro Ulloa presentaba congestión vehicular.