Gladys Pereyra Colchado

Lo primero que recalcan quienes piden una tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19 es que las dos primeras funcionan. Diego Bracamonte Arévalo, médico que estuvo diez días hospitalizado, tiene claro que sin las dosis de Sinopharm que recibió en febrero pasado otro hubiera sido su resultado. Estuvo UCI, llegó a tener una saturación de oxígeno de 85% [lo normal es de 95 a 100 en la costa], pero no fue intubado y tampoco muestra secuelas graves. “Es definitivo que la vacuna me ayudó. Hice enfermedad, pero mi cuerpo reaccionó rápido a la terapia”, dice.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más
ACLARACIONESSe incluyeron las recientes declaraciones del viceministro de Salud Pública sobre la preparación del protocolo para la aplicación de una eventual dosis de refuerzo.